Cumplió su promesa y volvió adoptar a su perro tras haber sido obligado a dejarlo en el refugio

Compartir y disfrutar de cada experiencia con nuestros seres queridos nos llena el alma, es la mejor manera de hacer que cada uno de nuestros días sea mejor.

Sin embrago, tristemente hay situaciones que nos obligan a vivir una separación temporal y alejarnos de quienes amamos con la promesa de un reencuentro que ponga fin a la distancia física que nos quebranta la vida.

Lewis Jiminez le tocó vivir la difícil experiencia de separarse de su mascota Titus, un Pitbull que había adoptado en el 2013 cuando tenía 8 meses del Austin Animal Center, sin imaginar que el destino lo obligaría a devolverlo en noviembre de 2017 por una discusión con un vecino.

Tras esta separación de Lewis le prometió a su mascota que volvería a adoptarlo para llevarlo a una nueva casa.

Uno de sus vecinos se negó a convivir en las áreas comunes de los apartamentos con un Pit Bull y se quejó repetidamente ante la administración. Lewis incluso sacaba a Titus a las 4:00 am para evitar un encuentro indeseable.

Pero la situación llegó al extremo en noviembre cuando el nieto de 10 años de Lewis lo llevó a dar un paseo y se encontró con el problemático vecino, y presuntamente el perro «pellizcó su dedo».

Aunque Lewis no fue testigo del incidente, cree que Titus estaba tratando de proteger a su nieto.

Angustiado por ser desalojado, la familia Jiminez se vio obligada hacer lo último que podría haber imaginado, devolver a Titus al Austin Animal Center.

El temor más grande que tenía Lewis era que una nueva familia se llevara a su mascota a casa antes de que él pudiera cumplir con su promesa.

En el refugio Titus estaba muy bien cuidado y era atendido con cariño. Hacia sus caminatas de manera regular, tenía juguetes, y golosinas.

Aunque Lewis visitaba frecuentemente a Titus en el refugio nunca era lo mismo que vivir con él.

A pesar de que el personal del refugio hacia lo todo por mantenerlo contento, los esfuerzos muchas veces eran en vano, Titus extrañaba mucho a sus dueños.

Finalmente, el 25 de febrero, después de encontrar una nueva vivienda donde se permitía tener Pit Bulls, Lewis cumplió la promesa que le había hecho a su amado perro y lo adoptó de nuevo. Por fortuna, nadie se lo había llevado.

Las imágenes de ese gran día son realmente emotivas y han cautivado a miles de corazones que aplauden y celebran al igual que el personal del refugio, el regreso de Titus a casa con Lewis.

“Estas imágenes hacen que nuestros corazones estén tan felices”.

En una publicación en Facebook, el personal del Austin Animal Center expresó su emoción porque finalmente está familia se reunió para siempre.

“Titus ha estado con nosotros durante 4 meses. Su familia se vio obligada a entregarlo debido a problemas con su condominio residencial, pero desde entonces han estado moviendo montañas para llevarlo a casa.

Titus se ha estresado en el refugio. Su familia venía a visitarlo, pero no podemos imaginar la angustia para ellos cada vez que tenían que irse sin él. Lo habían criado desde pequeño. Es la única familia que ha conocido.

Ayer fue el día que todos hemos esperado. Con una nueva vivienda el padre de Titus vino a llevarlo a casa. Y como se puede ver en las fotos, la felicidad es una subestimación para este momento”.

Jennifer Olohan, porta voz del Austin Animal Center dijo expresó a felicidad del personal del centro porque este adorable perrito pudo irse de nuevo con su familia de siempre.

“Los animales son nuestra familia. Él está en casa, y ahí es donde está feliz».

Es una historia que cerró con un broche de oro. Comparte estas emotivas imágenes que simplemente hablan por sí solas. También estamos muy contentos de que la historia de Titus haya tenido un final feliz.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!