Dan por muerta a la perrita que saltó en plena altamar, pero ella jamás se daría por vencida

Wayne Booth ha recibido dos grandes lecciones en su vida, después de que una tarde de paseo en yate con su incondicional perrita Toobs se convirtiera en toda una pesadilla.

Este hombre de Falmouth, Inglaterra, no tiene palabras para explicar lo que sucedió pero su  border collie le demostró no estar lista para dejarlo y ahora él tampoco quiere apartarla de su vista ni un segundo.

Toobs le demostró a su dueño lo leal y fuerte que podía llegar a ser.

Cuando el dúo estaba en el mar, parece que Wayne hizo alguna pirueta que dejó a la pobre Toobs en el agua sin que el dueño pudiese notarlo. Booth no supo que su amiga había caído al agua, sino tiempo después de no haberla visto y ese descuido le valió horas de terror.

Nadie creería que esta peludita podía resistir todo lo que le tocó resistir.

El navegante hizo una ronda por la zona en busca de Toobs pero no pudo divisarla. Parecía que el mar la había arrastrado hasta una parte más profunda o peor aún que la peludita no había aguantado y había muerto sin poder recibir ningún tipo de ayuda.

Al llegar a tierra, Wayne tenía el corazón destrozado pues las probabilidades de reencontrarse con su compañera incondicional se le hacían casi imposible. El sujeto recibió apoyo de la policía naval pero ninguno de ellos encontró rastro alguno de la perrita.

Esta perrita resistió al mar por un milagro.

Un día después de la terrible pérdida, Wayne estaba desconsolado pero lo que él no pensó es que su adorable collie no estaba lista para dejar este mundo y había luchado lo suficiente como salirse del semejante peligro que corría en el mar.

Como pudo la perrita llegó a tierra firme.

Toobs nadó hasta llegar a tierra firme, dos  kayakistas de 19 años la encontraron en una cueva cerca del faro San Antonio. En la zona en que se halló a la perrita sólo puede accederse en barco, así que su dueño no la había explorado.

Estos chicos son parte de un hermoso reencuentro.

La peluda nadó cientos de kilómetros para poder llegar allí, debió vivir horas de angustia pero no se dio por vencida y en ese pedacito de tierra encontró un refugio.

Definitivamente la suerte estaba de su lado pues pudo pasar años pero sólo un día bastó para ser encontrada. Los chicos la subieron al kayak y la regresaron a la playa más cercana.

Toobs no estaría feliz hasta no encontrarse con su dueño.

Los jóvenes no tenían idea de cómo había llegado hasta ese lugar pero tenían toda la intención de ayudarla.

“Estábamos navegando en kayak al azar para echar un vistazo a las cuevas y esta era la última a la que íbamos. Fue extremadamente amable y la subimos con cuidado al kayak y la llevamos a la playa más cercana. Estaba en muy buena forma considerando todo lo que nadó”, relató uno de los chicos.

El reencuentro fue conmovedor.

Como las autoridades sabían de la perdida de la perrita fue fácil reunirla con Booth, para quien la peluda debió haber caído frente a St Mawes, cerca de Falmouth, Cornwall, y desde allí nadó hasta el lugar en el que la encontraron.

El hombre pasó un gran susto y no está dispuesto a que se repita. Booth explicó que tanto él como el can usan siempre salvavidas pero en el momento de la caída Toobs estaba descansando debajo de la cubierta. La perrita estaba agotada pero no sufrió ninguna lesión, ahora está en casa para recibir el amor de su dueño.

Este increíble rescate deja bien claro que Toobs es una guerrera pero es importante que los dueños siempre estén atentos de sus mascotas, no te vayas sin compartir esta increíble historia en tus redes.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!