Decide vengarse de su familia frente a la cámara en la sesión de fotos navideña y se hace viral

La Navidad es una celebración para compartir sonrisas y demostraciones de amor capturadas en emotivas fotografías. Y Penny, una adorable perrita, lo sabe muy bien.

Penny fue adoptada hace un par de años en el Refugio de Animales del Noreste en Salem, Massachusetts, después de que ella y sus once hermanos fueron encontrados dentro de una caja tras ser abandonados en un contenedor de basura.

Deanna Greenstein, la madre de Penny, dijo que cuando ella era pequeña era tímida y el personal del refugio pensó que tal vez se quedaría así, pero definitivamente su personalidad era otra.

“Los trabajadores del refugio me dijeron que pensaban que ella sería una perrita tímida y no estaban seguros si se podría adaptar a un hogar con tanta conmoción, pero sentí una conexión con ella y supe que estaba destinada a ser nuestra”, dijo Deanna.

Penny es ahora una perrita extremadamente divertida, inquieta y traviesa. Le encanta vivir en una casa con muchos niños y siempre tiene que ser parte de la acción.

“Su timidez desapareció en el momento en que salió del refugio, y puedes ver en nuestras fotos lo extrovertida que es”, agregó Deanna.

Cuando Deanna comenzó a planificar la tarjeta de Navidad familiar, decidió que Penny tenía que ser parte de ella.

Sin embargo, cuando llegó el momento de hacer las fotos, Penny no estaba de muy buen humor y se negó a quedarse quieta. Así que finalmente, Deanna decidió intentar tomar las fotos solo con los niños.

Pero, por supuesto, eso a Penny tampoco le gustó.

“Se sintió ignorada porque yo había dejado su sesión de fotos, así que decidió saltar frente a la cámara y sobre todos los niños, ladrar, lamer el teléfono, abuchearme con la nariz, y causar un revuelo general. Terminé tomando probablemente un centenar de fotografías en el transcurso de un intento de 20 minutos de sesión de fotos”, agregó Deanna.

Después de tomar las fotos Deanna y sus hijos se sentaron para mirarlas y no pudieron dejar de reírse de Penny y sus genuinas “poses”.

Mientras ojeaban las fotos entre risas se les ocurrió una gran idea.

“Me ayudaron a elegir qué imágenes usar en nuestra tarjeta, y todos decidimos juntos enviar la tarjeta de Penny con nosotros como su séquito”, dijo Deanna.

Deanna y sus hijos esperaban que la ocurrente tarjeta llevara un poco de alegría navideña a todos, incluyendo al papá, a quien decidieron no contarles sobre la tarjeta.

“No le dijimos a mi esposo sobre la tarjeta, solo le dijimos que la recogiera en Walgreens, y cuando abrió la caja se sentó en el estacionamiento muerto de la risa”, agregó Deanna.

La gente ha comenzado a recibir la tarjeta de Navidad de la familia y a todos les encanta que Penny sea la estrella.

Comparte esta genial tarjeta de Navidad, Penny estará muy contenta de que su travesura haga reír al mundo.