Deja las pasarelas y la fama para dedicarse a cuidar a decenas de perros rescatados en su casa

Después de conocer tanto lo positivo como lo negativo del mundo del entretenimiento, una modelo argentina decidió retirarse pronto de la escena artística para dedicarse a lo que más le apasionaba: ayudar a los necesitados.

Su nombre es Nora Portello y tras crecer rodeada de animales quiso dedicar su futuro a ellos, convirtiéndose así en una inspiración para muchos.

Esta mujer es una artista en todos los sentidos.

En la actualidad Nora tiene 61 años y vive en San Isidro, Argentina. Su carrera tocó el punto más álgido a mediado de los años 70, cuando integró el escuadrón de maniquís que marcó una época en la moda de su país.

Su rostro fue el protagonista de múltiples campañas.

Sin embargo, Nora cambió los flashes y los aplausos por los ladridos y paseos de sus mascotas. Pero no hablamos de dos o tres animalitos, sino que ahora la generosa modelo alberga en su hogar a casi cuarenta perritos.

Entre estos animalitos está Jack, la última mascota que tuvo Gustavo Ceratti.

Nora relató en una entrevista que tiene toda una década con su casa llena de hermosas criaturas que rescata de las calles.

“La compré hace diez años después de que mis hijas se fueron a vivir afuera. Y acá me mudé con todos los perros. Ahora tengo casi cuarenta, pero llegué a tener cincuenta. Mi sueño es vivir en una chacra, pero cuanto más terreno tenga, más animales voy a tener. ¡Yo me conozco!”, confesó entre risas.

Motivada por su amor a los peludos, la mujer fundó Aliento de Vida Animal, una ONG que cuenta con el respaldo de la multipremiada actriz Graciela Borges.

Ambas artistas luchan por encontrar un lugar para instalar la sede de la organización pero mientras todos los animalitos viven amparados por el techito de Nora.

La exmodelo cedió generosamente su espacio para ayudar a los canes.

La situación no ha sido sencilla y cada día son más los gastos que la mujer se carga encima por sacar a sus consentidos adelante. Sin embargo, nada de eso liquida sus ánimos.

“Yo entiendo el momento que estamos viviendo, pero los perros comen todos los días, se enferman igual, además de las patologías que ya traen… Tengo una responsabilidad con ellos y no puedo decirles: ‘Hoy no hay plata’. La realidad es que cada vez voy deshaciéndome de más cosas y así puedo afrontar los gastos”, expresó.

Además del refugio que fundó en su casa, Nora está consagrada a las tareas solidarias pues colabora con siete fundaciones más. Pero no sólo las protectoras de animales son apoyadas por la modelo, sino por fundaciones de índole social que ayudan a personas necesitadas y adultos mayores.

“Me importan los animales, me importan las personas”, puntualizó.

Esta mujer es protectora de la vida animal en todas sus especies y es por eso que se convirtió en vegana desde hace 40 años, mucho antes de que ese estilo de vida estuviese en boga. Además explicó un poco cómo transcurre su día a día.

“Arranco a las 6 de la mañana y termino muy tarde. De noche no puedo dormir de corrido porque suelo levantarme para ver que los perros ciegos y los viejitos estén bien.

Por la mañana, limpio todo y les doy de comer. ¡Imagínate lo que comen! Son 40 perros y comen más de 20 kilos de alimento balanceado por día”, dijo Nora.

Para esta mujer nunca se había sentido tan satisfecha como lo es ahora.

“Nunca sentí que el modelaje me llenara. En realidad, sentía que no era el lugar donde quería estar, pero era algo que me ofrecía posibilidades que muchas chicas no tenían y veían como extraordinario. Ahora eso cambió mucho en el modelaje y yo vivo la vida que siempre quise vivir, me gusta estar donde me necesitan”, dijo Nora

Muchas personas creen que el dinero y la fama lo es todo, pero el servir y ayudar puede generar más regocijo de lo que creen. No te vayas sin compartir la inspiradora historia de esta súper modelo.