Un delfín se encuentra con un buzo y terminan jugando como los mejores amigos

Un delfín protagonizó una escena memorable cuando se encontró en el fondo del mar con un hombre que buceaba y tuvo la fortuna de disfrutar tan maravillosa experiencia.

El hombre por naturaleza es un ser sociable, constantemente querrá ir más allá de lo que está a simple vista y cruzar algunos límites para poder contemplar en primer plano lo que la madre naturaleza nos ofrece.

No podemos negar que los animalitos son de esas maravillas que roban nuestras miradas y tienen un lugar especial en nuestro corazón, aunque son muchas las especies que conforman la fauna, los delfines son de esos animalitos que conquistan a todos por ser tan inteligentes y dóciles.

Hombre y delfín juegan tiernamente bajo el agua.

delfín

Recientemente se dio un genuino encuentro entre un hombre y un delfín que ha derretido a miles de internautas, al disfrutar de una las escenas más hermosas que se puede presenciar bajo el agua entre un hombre y un delfín.

Evan Pender es el hombre que ha logrado crear un gran vínculo con un delfín, Pender es un fanático del buceo, cada vez que se desliza bajo la superficie del agua en la costa de Irlanda, está entrando a otro mundo que pocos tienen la oportunidad de disfrutar.

Si bien Pender ama bucear solo, rara vez lo hace, cada vez que sale a bucear se encuentra con un amistoso delfín que se ha convertido en su incondicional y mejor amigo acuático.

El hombre llamó al delfín Dusty, quien no duda en emerger de las profundidades para saludarlo. Algo que empezó como una hermosa casualidad, se convirtió con el paso del tiempo en una hermosa amistad.

Dusty ha hecho presencia en la costa por más de 20 años, se ha dado a conocer por ser un delfín muy sociable que disfruta interactuar con los botes y nadadores que visitan la costa.

Sin embargo el interés por Pender ha superado por mucho el contacto que haya tenido con cualquier otro buceador. Al respecto comentó:

“Nunca busco a Dosty cuando me meto en el agua. Ella me encuentra, así que debe disfrutar de mi compañía”.

El hombre comenta que el vínculo entre el delfín hembra y él se ha fortalecido con el paso del tiempo, destaca que en cada encuentro respeta su espacio y su ritmo, lo que ha hecho que su confianza aumente.

Pender puede pasar horas bajo el agua, en compañía de Dusty explora el mundo submarino bajo los términos de su gran amiga.

“Todo contacto entre Dusty y yo lo inicia ella. Nunca la he tocado en todo el tiempo que he buceado con ella.

La veo como un igual y no me gustaría desequilibrar nuestra relación frotándola”.

A través de la confianza y el respeto, la amistad entre Pender y Dusty se fortalece cada día más.

Aunque el hombre ha compartido momentos increíbles bajo el agua con Dusty, uno de los momentos que más marcó su carrera como buceador fue cuando Dusty descubrió que las aletas del traje de Pender eran desmontables.

Al día siguiente cuando Pender volvió, Dusty estaba más que emocionada de verlo, incluso propició jugar un juego similar al de buscar.

En el siguiente vídeo puedes contemplar a Dusty disfrutando de la compañía del hombre que logró ganar su confianza. Jugaron como si se tratara de dos mejores amigos.

La diversión compartida entre el hombre y el delfín ha fortaleció la confianza entre ambos. Al respecto Pender comentó:

“Creo que entiendo por qué los delfines juegan con objetos. Genera confianza. Con Dusty, ella sabía que para mí era tan placentero sumergirme y sacar la aleta como lo era para ella.

De lo contrario, ella hubiera querido que yo soltara la aleta para siempre. Pero ella quería que yo bajara por eso. Nunca se saltó un turno”.

Interacciones como estas nos recuerdan la inteligencia y bondad de los delfines. También nos deja claro que los ambientes marinos están llenos de criaturas reales que no dejan de sorprendernos.