Delfines salvan la vida a un perro anciano agotado a punto de ahogarse tras caer en un canal

No es una novedad lo inteligentes que son los delfines, y la lealtad y amistad que se puede llegar a crear entre los animales, aunque sean de diferentes especies. De hecho, en numerosas ocasiones hemos relatado zoorprendentes historias de lo que un animalito hace por otro cuando está en apuros, dándonos increíbles lecciones de amor verdadero a los humanos.

En esta ocasión, ha sido un par de delfines el que ha mostrado su lado compasivo salvando la vida nada menos que de un perro mientras éste se ahogaba al haber caído por accidente a un canal.

El incidente tuvo lugar en la Isla de Marco en Florida, Estados Unidos.

Se trataba de un perro anciano de 11 años de edad, de raza Doberman Pinscher, llamado Turbo.

Turbo es la mascota de toda la vida de Cindy Burnett, y casi muere de la tristeza al darse cuenta que al dejar la puerta abierta, su perro escapó de casa durante la noche. Cindy relata que pasó 15 horas perdido y por más que ella y sus hijos lo buscaron sin descanso, llamándolo por su nombre por todas partes, no parecía haber esperanza.

Ninguno de los vecinos pudo ver el momento en que Turbo había caído al canal, por lo que era imposible que dedujeran que su vida corría serio peligro.

Pero afortunadamente, Turbo tuvo dos ángeles acuáticos en el momento justo que se dieron cuenta de que ya no podía más con sus fuerzas y que por sí solo jamás lograría salvarse, por lo que no dudaron en ayudar. Los delfines estaban disfrutando de un baño a través del canal de Florida en su camino hacia el Golfo de México cuando se dieron cuenta del Doberman en apuros.

Los delfines empezaron a salpicar el agua como más pudieron para llamar la atención y conseguir la ayuda que necesitaban.

Milagrosamente, el matrimonio D’Alessandro, de Pensilvania, pasaba justo por el canal y escucharon el escándalo ocasionado por lo delfines.

“Vimos a estos dos delfines y estaban salpicando y haciendo este gran alboroto”, dijo la pareja a los medios.

Presa de la curiosidad, la mujer se acercó para ver en qué se hallaban estos amigables delfines, y quedó en shock al ver al Doberman exhausto ladrando mientras buscaba mantenerse a flote en la pared del canal que era demasiado alta para que pudiera salir del agua.

Audrey Alessandro alertó a las autoridades y enseguida se presentaron los bomberos para terminar el rescate de Turbo que heroicamente iniciaron los delfines.

“Estaba temblando y con mucha angustia. Si hubiera tenido que pasar toda la noche en el agua, sé que no lo habría logrado. Sin embargo, a pesar de estar completamente agotado, el valiente y decidido perro lo estaba haciendo muy bien», dijo la dueña de Turbo.

El increíble Turbo se había mantenido a flote durante 15 horas, sin beber agua. De no ser por la astucia de los delfines, definitivamente otro sería su destino.

Turbo después fue reunido con su dueña.

Cuando expertos fueron consultados sobre esta experiencia, sus declaraciones sorprendieron aún más a su dueña.

“Los delfines son conocidos por ayudar a los desamparados. Es una respuesta altruista y, los delfines nariz de botella, en particular, son conocidos por ello”, dijo por su parte Rochelle Constantine, de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad de Auckland.

Otra científica, Lori Marino, relató que al ser muy sociales, cuando saben que otro animal está en problemas, no dudan en ayudar. Y además, saben diferenciar exactamente cuándo un animal es una amenaza y cuándo, como en este caso, sólo se trata de un indefenso compañero necesitado.

Los delfines no sólo que alertaron con su ruido, sino que además hicieron que Turbo logre reposar su cabeza sobre un montículo de arena. Y ahí fue cuando lo encontraron, con los delfines todavía dando vueltas cerca, vigilándolo.

Una increíble historia que sólo nos demuestra lo maravillosos que son estos animales, ojalá algún día los humanos aprendamos a imitar algo de sus nobles sentimientos. ¡Compártelo!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!