Desconsolada mujer despide a su perrito moribundo con cantos de amor hasta su último suspiro

Decir adiós a tu mejor amigo, a ese ser que te llenó tanto de alegría y animó cuando creías que todo estaba perdido, es sin duda, una de las cosas más difíciles por las que se puede pasar. Cuando tenemos un perrito en casa, no son solo una mascota de compañía, son un mimbro más de familia y despedirlos siempre será muy doloroso.

El vínculo que se forma entre un perrito y su dueño es incomparable.

Una familia en Corea compartió el desgarrador momento de los últimos minutos de su amado perrito. Se trataba de un Pomerania blanco que por más de 16 años le regaló recuerdos inolvidables a la familia. El perro que se llamaba Okey descansaba sobre los brazos de un niño que lo acunaba mientras que su madre humana le cantaba al perrito. Parte del canto la mujer decía que descansara en paz.

El Pomerania es un perro con una gran energía.

Esta frase la repitió en varias ocasiones mientras el perrito la miraba desolado. En el video no hace falta comprender el mismo idioma para darnos cuenta del dolor y la tristeza que inunda el corazón de la familia. Incluso parece que el perrito intenta darles su última despedida y entre cantos y lágrimas levanta su cabecita como asintiendo que ya su hora ha llegado.

Tienen un promedio de vida de catorce a dieciocho años.

Okey pasó al paraíso de los perritos y dejó a su familia con el corazón roto. La mujer toma el perrito entre sus brazos y al darse cuenta que ya había partido da un grito desgarrador y lo abriga entre sus brazos como el niño que pide consuelo entre tanta tristeza. Lo último que le dice a Okey es:

«Mamá te ama, gracias y que tengas un buen viaje. Ve en paz, hijo mío”.

El video acumula miles de reproducciones dejando a todos los amantes de los animalitos con el corazón pendiendo de un hilo. No negamos que son escenas que estremecen y que pueden herir la sensibilidad de algunos, pero al mismo tiempo es tan esperanzador ver que un perrito ha estado rodeado de todo el amor hasta su último suspiro.

Estamos seguros que Okey cruzó con alegría el puente del arco iris en el que descansan todos los peluditos que llegaron a nuestra vida y ya no están para saciarnos con sus travesuras.

El Pomerania es excelente perro de guardia y compañía.

Solo nos queda despedir al perrito y tener la certeza que en vida tuvo la dicha de compartir con una familia que le dio lo mejor y lo amó incondicionalmente. Ahora queda recordarlo con alegría y saber que partió siendo un peludito feliz que por siempre tendrá un lugar especial en el corazón de su familia.

Comparte esta historia y demostremos que como amantes de los animalitos comprendemos lo que supone despedirse de un amigo peludo incondicional para siempre.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!