Descubren unas patitas peludas bajo una cueva en una isla remota, pasó meses rogando ser salvada

Un día que parecía normal para unos surfistas, se tornó en la ocasión perfecta para convertirse en héroes, cuando descubrieron unas patitas peludas bajo una cueva, en una isla remota.

Matty Johnson y Zach Regan, nunca imaginaron que tendrían su entrada al cielo asegurada y se ganarían miles de ovaciones con su acto. Todo esto, después de que decidieran detener la diversión para rescatar a una pobre perrita perdida en una isla.

Uno de los surfistas se acercó apenas descubrió unas patitas, claramente la criatura rogaba ayuda

patitas

El par de jóvenes se encontraba cazando olas en un sendero cerca de Juan de Fuca, situado en una isla de Vancouver-British Columbia (Canadá), cuando notaron la presencia de alguna criatura que parecía salir de una cueva en esa isla solitaria.

“Con sólo echar un vistazo a las cuevas mientras pasábamos, vi unas piernas bronceadas salir, solo un vistazo, y pensé: ‘Oh, eso parece un animal’”, declaró Zach Regan.

Efectivamente, se trataba de esta bella peludita que rezó por ayuda

La curiosidad no los dejó seguir adelante, los surfistas se acercaron para averiguar si acaso era alguien en apuros y de cierto modo, de eso mismo se trataba.

Una perrita estaba abandonada en esa porción de tierra, en la que difícilmente encontraría algo para comer.

Esta amiguita estuvo durante meses solita.

Los chicos se acercaron y echaron un vistazo por la zona para asegurarse de que no hubiese alguien por el lugar, quizás el dueño de la criatura, pero todo fue en vano.

“Mi amigo remó con un brazo, entré con el bote y agarré a la perrita antes de que se desplomara, estaba muy débil”, comentó uno de los surfistas. 

El joven sujetó a la perrita y se fue nadando hasta donde estaba su amigo.

La pobre criatura temblaba del frío y los chicos la arroparon con un chaleco para intentar calentarla, definitivamente ya se habían ganado su confianza. Los amigos decidieron llevarla con ellos a casa, pues difícilmente alguien podría encontrarla en esa zona del sendero.

“El área en la que fue encontrada estaba en una de las partes más difíciles del Camino Juan de Fuca. Esa perrita habría muerto allí, la salvamos”, comentaron.

El destino para la peludita hubiera sido fatal de no ser por la llegada milagrosa de estos héroes

Los chicos contactaron con ROAM Animal Rescue, una asociación que reúne a las mascotas con sus dueños para que dieran a conocer la historia de la perrita que ellos mismos decidieron llamar Shaggy Maggy. 

Después de que el caso llegara a la televisión nacional, la representante de la fundación Leslie Steeves recibió una llamada. Resulta que Shaggy sí tenía dueño y su verdadero nombre era Stella.

Una pareja la había perdido 3 meses antes en la isla, mientras celebraban junto a la mascota su luna de miel.

Stella con junto a sus verdaderas dueñas a las que tanto echó de menos

La organización coordinó el reencuentro y sólo hasta ese momento pudieron cerciorarse de que todo lo que habían dicho por teléfono era cierto, pues la reacción de Stella al verlos despejó todas las dudas.

“Ella se alegró apenas las vio. Sólo estoy tratando de averiguar cómo sobrevivió durante tanto tiempo. Supongo que es una historia que sólo ella podrá contar”, comentó Zach Regan.

Esta perrita sobrevivió por un milagro, definitivamente su destino está al lado de esa pareja que pese a los meses transcurridos no perdieron la esperanza de volver a abrazarla.

Los corazones generosos de Matty Johnson y Zach Regan también jugaron un papel importante en este final feliz y aunque era poco probable, ¡Stella ha vuelto a casa!

Esperemos que de aquí en adelante Stella nunca más tenga que pasar por la angustia de perder de vista a su familia. Esta perrita es más que afortunada y si existen ángeles guardianes para los perros, ella debe tener el mejor.