Desolado perrito porque su juguete favorito estaba descatalogado es recompensado por la tienda

Cuando tenemos un perrito en casa siempre queremos complacer sus gustos como una manera de retribuir tanto amor y cariño.

Marley es el perrito de servicio de Hayley Martin, este cachorro que ha sido entrenado para asistir a personas como autismo es muy adorable y protector.

Le encanta ir de compras con su madre a quien sorprendió después de ver en una tienda un juguete del que se enamoró casi de inmediato.

Tras elegirlo él mismo y dejarle muy claro a su madre que lo necesitaba, ella accedió y se lo compró, y desde entonces este ha sido su juguete favorito.

Durante más de un año, Marley disfrutó de su juguete de fresa como con ningún otro.

Sin lugar a dudas ese objeto significó tanto para él que cuando su madre conoció a uno de sus ídolos, la cantante Kirstin Maldonado del grupo Pentatonix, le regaló también un juguete igual para que se lo diera a su mascota con la esperanza de que le gustara tanto como a Marley.

Desafortunadamente, después de más de un año usando todos los días el juguete de fresa se desgastó y, finalmente, Hayley no le quedó otra opción que tirarlo.

«La última vez que jugó con él se empapó y se cubrió de barro y al lavarlo no pude salvarlo», dijo Hayley.

Hayley inmediatamente buscó comprarle a Marley un juguete igual para reemplazarlo, pero quedó devastada cuando se dio cuenta de que el juguete había sido descatalogado.

Marley trabaja duro para ayudar a su madre todos los días. Ella quería desesperadamente hacer algo por él a cambio y conseguir un juguete igual era lo mejor que podía hacer. Fue entonces cuando decidió preguntar en las redes si alguien sabía cómo podría encontrar uno.

Lo que nunca imaginó era que un gerente de la tienda que vendía el juguete de fresa vio su publicación y se puso en contacto con ella para decirle que podía enviarle un par de juguetes de fresas.

Hayley no podía contener la emoción.

Cuando llegó el paquete lo abrió con mucho entusiasmo esperando encontrar el par de juguetes, pero en su lugar había 20 juguetes de fresa. Hayley estaba incrédula y tan pronto como Marley vio los juguetes tampoco podía creerlo.

«Marley se sorprendió, no sabía qué hacer. Fue muy gentil al respecto, pero estaba muy emocionado. Estuvo una hora revisándolos y dándoles un empujón a cada uno para que chillaran”, dijo Hayley.

Marley estaba tan emocionado y su madre está muy feliz porque su cachorro nunca más tendrá que estar sin su juguete favorito.

Comparte esta emotiva historia, afortunadamente Hayley le puede garantizar a su cachorro que siempre tenga un juguete de fresa.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!