Diminuta gatita de 82 gramos con el pelaje más inusual es encontrada en la acera justo a tiempo

Mellissa, de Tiny but Mighty Kitten Rescue, acogió a una callejera embarazada hace dos meses. A las pocas semanas de haber estado en cuidado de crianza, la barriga de la gata se manifestó y dio a luz a una hermosa camada de gatitos.

Más tarde ese mes, se contactó a Mellissa sobre una pequeña gatita que había sido encontrada solo en una acera. La gatita era extremadamente pequeña, pesaba solo 82 gramos. A pesar de todo, ella era activa y vocal, habiendo sobrevivido sola hasta ahora, por su propia voluntad.

Esta chiquitica recibió la ayuda necesaria justo a tiempo

Sabiendo cuánto puede beneficiar el amor de una madre a un huérfano, Mellissa se ofreció a ayudar de inmediato. El plan era presentar a la gatita, Janie, a la mamá gata, June, cuando se la considerara médicamente sana.

La pequeña gatita nació con un pelaje que es conocido como “abrigo de fiebre”, una circunstancia poco usual, pero que puede ocurrir cuando la madre está enferma, con fiebre alta o estresada durante el embarazo.

Como recién nacida, Janie necesitaba que la alimentaran y la cuidaran las veinticuatro horas del día. No podía regular la temperatura de su cuerpo a esta edad, por lo que la mantenían en una incubadora después de las comidas.

Después de tener la barriga llena, agitaba sus diminutas patas en pura felicidad. En solo tres días, la bebé Janie alcanzó la marca de los 100 gramos.

La pequeña Janie es sumamente especial y amorosa, conoce aquí su historia:

Fue el maullido de Janie lo que llamó la atención de Mama June. Podía ver a Mellissa alimentar al gatito a través de una ventana grande y ansiosamente quería ayudar. «Ella deseaba tanto a ese bebé y seguía llorando en la incubadora», dijo Mellissa.

Durante los días siguientes, Janie siguió creciendo y engordando. Los parches de su abrigo comenzaron a oscurecerse, dándole una coloración inusual. A las dos semanas de edad, la bolita de pelo finalmente estaba lista para conocer a su nueva mamá.

Janie se sintió muy feliz acogida por Mamá Gata y por sus hermanitos

Tan pronto como Mama June escuchó sus chillidos, corrió hacia ella y comenzó a limpiar al bebé de la cabeza a los pies. June aceptó inmediatamente a Janie como suya.

Mamá gata tuvo que lamerla y limpiarla durante unos buenos 10 minutos, y luego se acurrucó con todos mientras los bebés de June estaban amamantando.

Ser alimentada con biberón es todo lo que Janie ha conocido. Aunque no se alimenta de la leche de su nueva mamá, le encanta abrazarla a ella y a otros gatitos para consolarse.

Cuando los ojos de Janie se abrieron, inmediatamente comenzó a caminar, deseando unirse a la diversión con sus hermanos.

Con su nueva visión, tan pronto como Mellissa entró en la habitación con una botella, Janie se dirigió con entusiasmo hacia su fuente de alimento.

Janie es aproximadamente dos semanas más joven que sus hermanos adoptivos, pero lo que le falta en tamaño, lo compensa con personalidad. Ella descubrió cómo usar la caja de arena por su cuenta y trató de hacer todo como otros gatitos.

Mellissa espera que los progresos de Janie sigan en camino, pues no duda que encontrará a una familia perfecta tras su historia de supervivencia y adaptación. Si te conmueve la lucha de esta chiquilla, no dudes en compartirla en tus redes.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!