Disney reconoció que mataron decenas de caimanes antes del ataque mortal al niño Lane Graves

Toda muerte es una pérdida irreparable que causa un profundo dolor. Resulta muy lamentable despedir para siempre a un ser querido.

Esta triste experiencia la vivieron Melissa y Matt Graves, padres de Lane Thomas Graves, un niño de 2 años que falleció el 14 de junio del 2016, cuando fue atacado por un caimán mientras se encontraba disfrutando en Seven Seas Lagoon del  Walt Disney World Resort, junto a su familia.

Puedes recordar la noticia aquí.

Aunque Melissa y Matt saltaron a la laguna para liberar a su hijo de las mandíbulas del caimán, desafortunadamente sus intentos fueron fallidos. Este animal se llevó el cuerpo del pequeño, que fue hallado después de un par de días de búsqueda. 

Tras este fatal incidente se conoció que una gran cantidad de estos animales habitaban dentro del territorio de este reconocido parque. Sin embrago, para la organización Disney esto no era un secreto, durante años han capturado cientos de estos animales.

Pero para muchos de los usuarios del parque esta situación era desconocida, quienes manifestaron que las señales de alerta estaban ausentes.

Para sorpresas de muchos, el complejo popular de Orlando podría tener su propia granja debido a la gran cantidad de caimanes que habitan en su extenso territorio.

Unos días antes del ataque de Lane fueron retirados 6 cocodrilos del parque temático, 2 de los cuales medían casi 2 metros. Tras 18 horas de búsqueda durante un par de días finalmente fueron hallados los restos del niño y también fueron retirados del lugar 5 caimanes más.

¿Por qué no había identificaciones para alertar a los visitantes? Es una pregunta que se hacen muchas personas.

Tras las quejas de los visitantes sobre las escasas y casi nulas señales de advertencia, y después de la muerte de este pequeño, los funcionarios de Disney colocaron más avisos donde informaban sobre la posibilidad de encontrarse con animales de la vida silvestre.

Según Florida Fish and Wildlife Conservation Commission, durante el período de mayo del 2006 y agosto del 2015 más de 220 animales fueron retirados del lugar.

Una década después, del 15 de junio del 2015 al 15 de junio del 2016, la cantidad de cocodrilos retirados aumentó a más de 40 en un sólo año y tras la muerte del niño las deportaciones de estos animales aumentaron a 83, lo que resultó más del doble.

Esta situación no sólo afecta al parque, sino también a todo el estado de Florida, donde cerca de 16.000 cocodrilos y caimanes han sido atrapados y retirados de propiedades muy cercanas a los humanos.

Los funcionarios del parque reconocieron con remordimiento la existencia de estos animales en la propiedad. Enfatizaron que el complejo Disney World es enorme, tiene aproximadamente 103 kilómetros cuadrados, e incluye un área de conservación de 101 kilómetros cuadrados.

Jacquee Wahler, portavoz de Disney manifestó que, según el compromiso del parque con la seguridad, el reforzamiento de los procedimientos relacionados con informes de avistamientos e interacciones con la vida silvestre es continuo.

Añadió que se trata de un trabajo conjunto con Florida Fish and Wildlife Conservation Commission para retirar o reubicar la fauna que se encuentra en la propiedad.

Expandimos nuestra comunicación a los huéspedes sobre la presencia de la vida silvestre”.

Los biólogos de la vida silvestre comentaron que en Florida los ataques a los humanos por parte de los cocodrilos no provocados son raros. Poco después de la muerte de Lane, sus padres consideraron lo ocurrido como un accidente y declararon que no demandarían a Disney World.

Si embargo, algunos expertos legales especularon sobre la factibilidad de una demanda o un acuerdo judicial, y más cuando los funcionarios de Disney aceptaron la presencia habitual de los caimanes en el parque.

El 4 de marzo del año pasado, fueron retirados de Disney World 4 caimanes, y 10 días después fueron capturados 7 caimanes más.

Walt Disney Parks and Resorts tenía permiso para trabajar directamente con tramperos de caimanes. Y el 10 de mayo, poco más de un mes antes del ataque fatal, estos tramperos eliminaron a 6 caimanes del parque.

Katie Purcell comentó que la comisión elimina caimanes de un metro o más y que representan una amenaza para las personas o las mascotas sin costo alguno. El trampero que retire el animal podrá conservarlo.

Sin embargo, los cocodrilos son sacrificados en la mayoría de los casos, para la comercialización de su piel y su carne. Los caimanes, a veces son vendidos a una granja o un zoológico.

El estado paga 30 dólares por cada captura de estos animales, pero los tramperos obtienen un mayor beneficio con la venta de la carne.

En Florida, lamentablemente hay muchas oportunidades para que un cazador de cocodrilos se gane la vida, son muchos los lugares donde pueden aparecer estos animales, escuelas, campos de golf, complejos de apartamentos, centros de esquí acuático, clubes comunitarios y náuticos.

Pero ninguna ubicación se compara con el parque más famoso del mundo, debido a su gran tamaño. Los registros indican que a veces extraen 5 lagartos en un día.

El presidente de Walt Disney World, George Kalogridis, emitió un comunicado donde prometió ayudar a la familia de Lane.

Los padres Lane en honor a la memoria de su hijo crearon Lane Thomas Foundation, una organización sin fines de lucro que busca apoyar a las familias de niños que necesitan trasplantes de órganos. 

Queremos compartir a través de la fundación la huella que nuestro hijo nos dejó grabada en el corazón por su inmenso amor”.

Daily Mail

Los visitantes y usuarios de las instalaciones exigen que las señales de advertencia siempre estén presentes, así como una campaña preventiva que esté activa durante los 365 días del año a lo largo y ancho del parque. Comparte esta noticia con tus amigos y familiares, es una información valiosa, la vida de un ser humano no tiene precio.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!