Dos elefantes escapan de un circo para jugar en la nieve pero frustran su gran sueño

Un video en las redes se ha vuelto popular con las imágenes de dos elefantes jugando inocentemente en la nieve. Por desgracia, se trata de dos dulces animales que se ven obligados a trabajar en el circo. Los pobres no hacían más que disfrutar de unos cuántos minutos de libertad antes de ser obligados a continuar con una triste vida.

Las imágenes fueron captadas en la ciudad de Ekaterimburgo, en Rusia.

Las calles se vieron bloqueadas ante la inesperada aparición de dos enormes elefantes. Carla y Roni son elefantes del Circo Italiano Togni y pasan sus días en inagotables giras a lo largo de toda Rusia. Esta organización ya había despertado la indignación de los defensores de animales.

Los elefantes tienen 45 y 50 años de edad.

Los rescatistas italianos trabajaron sin descanso para que las autoridades tomaran acciones y finalmente se les prohibió trabajar con animales en toda Italia. La felicidad duró muy poco. Encontraron la manera de continuar trabajando en el exterior. Antes de su extraña aparición en las calles de Rusia, los pobres elefantes habían recorrido más de 15 mil kilómetros por toda Siberia.

“Tratamos de salvarlos en Europa pero ahora la única diferencia es que los llevan a Rusia y allí los obligan a trabajar aún más y a recorrer distancias mayores”.

Estas largas distancias las tienen que hacer en camiones que resultan incómodos y muy pequeños para ellos. No es de extrañar que aprovecharan la oportunidad de escaparse y descansar mientras se regocijaban en la nieve. Por desgracia, sus minutos de felicidad llegaron a su fin.

“Parecían muy felices de ver la nieve. Roni se quedó cerca de unos árboles mientras Carla comenzó a jugar con la nieve”.

Los empleados del circo comenzaron la persecución de inmediato. Carla y Roni hicieron lo posible por no dejarse amarrar, pero a pesar de todos sus esfuerzos tuvieron que regresar a la indignante vida del circo.

Después de ser capturados, continuaron viajando durante dos días más hasta San Petersburgo.

Estas imágenes se han convertido en un claro llamado a la reflexión. La vida en el circo resulta un verdadero tormento para todos los animales. Pasan por un proceso de entrenamiento doloroso y son forzados a realizar tareas que no forman parte de su naturaleza. No conocen la libertad y la tranquilidad de vivir en su hábitat natural.

Los entrenan con pequeños shocks eléctricos que les causan ataques al corazón. La vida en el circo es sinónimo de tratos injustos”.

Levantamos la voz en contra del terrible trato que reciben estos elefantes y cientos de animales que tienen que vivir bajo las mismas condiciones. Merecen vivir en libertad y no ser obligados a “entretener” a los demás.

Comparte esta nota para exigir que se tomen medidas. Puede que estos minutos en la nieve sean el único momento en que conozcan la libertad.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!