Dos perritos leales salvan de hipotermia a un niño con retraso madurativo perdido en un río

La familia de Bruno, un niño de sólo 9 añitos, tiene mucho que agradecerle a sus incondicionales mascotas después de que éstas lo salvaran de morir por hipotermia.

El labrador y el mestizo que responden a los nombres de Atenas y Simón, no dejaron solo al pequeño durante las 19 horas que estuvo desaparecido, y lo abrigaron en la noche más fría del año.

Bruno se perdió la tarde del miércoles 29 de julio.

Según relató el padre, el niño había salido a dar un paseo con sus mascotas en las cercanías de la residencia ubicada en el barrio Itaembé Guazú de la ciudad argentina de Posadas. El asunto parecía normal para el progenitor que no dio aviso a las autoridades sino cuando anocheció y se preocupó porque Bruno no regresaba.

Esta no era la primera vez que el niño se extraviaba. 

El menor sufre de retraso madurativo leve producto de la leucemia que padeció hace algunos años, así que su familia estaba aún más preocupada.

 “Tuvo que someterse a un tratamiento en Buenos Aires. Después, a la par de su evolución le quedó un retraso madurativo leve. Puede hablar, escuchar y comprender bien cuando se le habla. No sufre de autismo pero sí tiene episodios en que se pierde, se desorienta y camina sin dejar de jugar”, explicó la madre,  Carla Boni.

Pero Bruno no estuvo nunca solo.

Esa misma noche, los oficiales comenzaron con la búsqueda de Bruno junto a la unidad canina. Todos temían por el bienestar del pequeño que desapareció la noche más fría del invierno en Argentina, así que un helicóptero y un centenar de infantes se unieron al operativo.

Durante altas horas de la noche, el equipo de rescate recorrió una zona boscosa sin encontrar ningún rastro del niño. La búsqueda se suspendió hasta tempranas horas del día jueves.

El pequeño siendo atendido por los oficiales de la prefectura.

¡Milagrosamente! Una patrulla fluvial de la Prefectura Naval dio con el paradero de Bruno el día 30 de julio, el infante estaba sentado junto a sus mascotas en una zona rocosa en la costa del Río Paraná en un lugar conocido como Costa Mango.

Momento en que los oficiales de la patrulla fluvial divisaron al pequeño.

El uniformado que lo halló interrogó al niño antes de constatar que efectivamente se trataba del niño que tanto andaban buscando.

Bruno se había alejado más de 5km de la zona en la que se había perdido el día anterior. El niño, evidentemente cansado y hambriento se encontraba en buen estado de salud.

Brunito andaba descalzo por el peligroso y frío terreno.

Los oficiales argumentan que Bruno sobrevivió al punto de congelación, gracias a la compañía de los perritos que no lo dejaron ni un segundo solo y lo calentaron con sus propios cuerpos.

De hecho, cuando los paramédicos intentaron chequearlo los peludos subieron con ellos a la ambulancia. Atenas y Simón no entendían muy bien lo que sucedía pero no querían alejarse del niño.

La desaparición de Bruno tuvo en vilo a toda la comunidad y su increíble hallazgo ha dado una gran lección a todos los ciudadanos. Estos perritos se convirtieron en los verdaderos héroes del día, pues con su amor y lealtad incondicional salvaron al pequeño que se expuso a temperaturas de casi 0°C. 

Este caso pudo haber tenido el más triste final pero Simón y Atenas son verdaderos ángeles en la tierra, comparte esta historia y envíale tus bendiciones a esta bella familia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!