Cada día espera pacientemente el bus escolar con la ilusión de volver a ver a su mejor amigo

Dar la bienvenida a una mascota a nuestro hogar es una de las mejores decisiones que podemos tomar, especialmente si se trata de una familia con niños. Muchos estudios han demostrado los maravillosos efectos que los perritos pueden traer en la salud mental de los más pequeños de la casa.

Un niño llamado Russell ha logrado comprender todo esto gracias su perrita: una pitbull llamada Nala.

Nala apenas tiene un año de edad.

Durante años, esta raza de perritos ha sido juzgada una y otra vez. Sin embargo, la realidad es que son animales sumamente cariñosos y dulces dispuestos a hacer cualquier cosa por sus humanos.

Nala, por ejemplo, puede pasar largas horas sentada en el porche de su casa y todo con un solo propósito: aguardar el momento en que su querido Russell finalmente regresa de la escuela. 

Nala ha aprendido a diferenciar los buses escolares y solo reacciona ante el bus que lleva a Russell.

Russell y ella son inseparables, así que la perrita no sabe muy bien qué hacer sin su humano cuando tiene que ir a la escuela. Para ella no hay nada más importante que darle la mejor de las bienvenidas a su pequeño amigo cada vez que llega a casa.

Nala queda en casa con otros miembros de la familia, pero prefiere esperar a Russell en el porche.

En una ocasión, la madre de Russell decidió grabar este momento tan emotivo. En el vídeo se puede ver que Nala estaba sentada pacientemente en la entrada de su hogar. Parecía estar muy concentrada en escuchar el bus ya que sabe que se acerca la hora.

La madre de Russell asegura que su amistad con Nala lo ha ayudado a socializar con otros niños.

Finalmente, llega el momento que tanto había esperado: su pequeño humano se bajó del bus y se dispuso a abrazarla. La dulce pitbull se dirigió hacia él a toda velocidad y movía su colita de un lado para otro.

El vídeo de Nala ya ha sido visto más de un millón de veces en todo el mundo.

El resultado es el mejor de los abrazos. Nala no podía parar de saltar de alegría y sólo se detiene para dar besitos a Russell. No hay dudas de que esta es una amistad invaluable que dejará un impacto muy positivo en este pequeño y toda su familia.

¿Qué opinas de este conmovedor encuentro? No dudes en compartir esta nota para dar a conocer las maravillas de tener una mascota en casa.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!