El actor Jon Hamm adopta al perro afligido tras ser rechazado injustamente por 2 familias

La adopción de un perrito siempre es motivo de alegría y celebración, sin embargo hay ocasiones en las que las familias deciden regresar un par de meses después para devolver al perro al refugio.

Muchos no comprenden del todo el enorme compromiso que significa tener una mascota, o simplemente se rinden al tener que lidiar con un problema de salud o comportamiento.

Parece difícil de creer, pero hay muchos casos de perritos que se ven obligados a regresar al refugio después de ser adoptados. Este fue el caso de un hermoso peludito llamado Splash.

La primera vez que lo adoptaron, era un cachorrito de 11 kilos. Era algo grande y tenía toda la energía del mundo. Lamentablemente, su familia adoptiva no estaba preparada para entrenarlo, ni para comprender que los perros necesitan tiempo y dedicación.

Los rescatistas lo recibieron con los brazos abiertos, pero un par de meses después quedaron con el corazón roto al ver que una segunda familia lo devolvía. El pobre perrito se sentía muy confundido cada vez que regresaba al refugio.

Todos estaban comenzando a perder las esperanzas, hasta que finalmente llegó el papá que Splash se merecía. El conocido actor Jon Hamm siempre se ha caracterizado por su enorme amor a los animales.

“Adoro a los perros. Puede que en ocasiones nos traigan alguna dificultad o necesiten más atención de la que habíamos imaginado pero compartir nuestra vida con ellos es maravilloso”, dijo Hamm.

Había rescatado a una linda perrita mestiza de raza pastor alemán llamada Cora. Compartió con ella 17 largos años, pero la peludita falleció.

“Cora vivió 17 años de amor y momentos felices. Siempre tendrá un lugar especial en mi corazón. Podría pasar tres horas hablando de ella, pero siempre termino en lágrimas”, dijo el actor recordando a su perrita.

Después de pasar mucho tiempo con el corazón roto, Hamm decidió que era hora de volver abrir las puertas de su hogar para un perrito rescatado. Contactó a los rescatistas de I Stand With My Pack y en cuanto escuchó la desgarradora historia de Splash supo que sería el perrito para él.

“Desearía que más gente adoptara perros en lugar de comprarlos. Resulta menos costoso y ayudas a salvar la vida de un animal”, recomendó Hamm.

Después de todo, Hamm adora dedicarle a sus perritos tanto tiempo como sea posible y tiene la paciencia suficiente para educarlos y brindarles todo el amor del mundo.

“Después de sufrir dos rechazos encontró el mejor hogar del mundo. Su vida ahora es tan feliz que parece de un cuento de hadas”, celebró el portavoz de I Stand With My Pack.


 No hay dudas de que el hermoso Splash se encuentra en las mejores manos posibles. Adoptar a un perrito es una experiencia maravillosa que cambiará nuestras vidas para siempre, pero debemos crear conciencia para que todos comprendan que también es una responsabilidad muy seria y para siempre.

No te vayas sin compartir esta historia para celebrar la nueva vida de Splash. El peludito necesitó más de una segunda oportunidad, pero finalmente encontró el amor y la protección que merece.