El dueño de un perrito desnutrido podría ir a la cárcel gracias a la denuncia de sus vecinos

Por desgracia, los casos de trato indigno hacia las diversas especies animales siguen en aumento. Resulta necesario repudiar cada vez con mayor ahínco este tipo de hechos que nos avergüenzan, a la mayoría, como seres racionales y como sociedad.

Hay países donde este fenómeno que atenta contra los principales valores humanos está más arraigado que en otros, siendo Europa el continente “bandera” en lo que a la baja práctica de jugar a placer con la vida de otros seres vivos se refiere.

Este caso sucedió en España, concretamente en la localidad de Alburquerque, un municipio español perteneciente a la provincia de Badajoz, en la comunidad autónoma de Extremadura, donde la Guardia Civil procedió a quitarle una mascota en estado de desnutrición a su negligente “cuidador”.

Ahora, este irresponsable podría pasar hasta un año a la sombra por permitir que su animalito de compañía llegase a un estado tan deplorable de salud como en el que fue hallado por las autoridades extremeñas.

Y es que, el problema ha sido de tales proporciones en la Península, que el Gobierno ha decidido finalmente ser implacable con este tipo de delitos y actuar con mano dura para tratar de frenar estos hechos que vulneran derechos fundamentales de los animales, como lo son la libertad y la vida.

El pobre peludo estaba visiblemente Famélico

Por ello, la Guardia Civil de Alburquerque intervino al habitante de la zona tras recibir diversas denuncias de vecinos, indignados con la situación del can, cuya delgadez y debilidad eran tan evidentes, que apenas podía mantenerse en pie.

“El animal fue encontrado en su vivienda con claras señales de desnutrición, por poco lograba mantenerse en pie. El responsable ya ha sido puesto a derecho”, señalaron las autoridades.

El inocente y sufrido canino responde al nombre de Tecket, y de acuerdo al informe policial, con tales evidencias de negligencia en el cuidado de una mascota, el acusado perdió la custodia absoluta del perro, así como su libertad, al menos por un buen tiempo. Ojalá le sirva para reflexionar y reparar el daño causado a otros.

De no haber intervenido a tiempo la Guardia Civil, de seguro la historia tendría otro final menos deseable. Sin embargo, gracias a la labor de búsqueda y rescate, Tecket está siendo examinado por un veterinario en un centro donde se recupera lenta, pero satisfactoriamente.

“El Juzgado de Instrucción decidirá qué hacer con el hombre quien de acuerdo al Código Penal de este país podría pasar hasta un año en prisión”, aseguró el director encargado.

Adicionalmente, si las investigaciones del caso arrojasen que el imputado tuviese alguna relación de tipo laboral que implique el trato con animales, automáticamente será removido por espacio de tres años de su empleo, cualquiera que este sea.

Por otro lado, si por mala suerte el animal fallece por alguna complicación, el agravante podría suponer hasta 18 meses de cárcel, y su inhabilitación para trabajar extenderse otro año.

El llamado es el de costumbre, si no se dispone de los ingresos, del tiempo o de la voluntad suficiente para hacerse cargo correcta y dignamente de un ser vivo, es preferible desistir de la idea y buscar alternativas que no impliquen un riesgo para su bienestar. Comparte este rescate.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!