El gatito de dos caras, un cuerpo y una cabeza encuentra un hogar en el veterinario que lo salvó

A veces nos toca vivir experiencias que nos exigen un esfuerzo mayor para superar todos los obstáculos o complicaciones, y esto no solo le sucede a los seres humanos, sino también a los animales.

Tal como es el caso de Duo un pequeño gato que es diferente al resto, este pequeño felino nació con una condición conocida como diprosopus, una duplicación craneofacial. 

Duo tiene un cuerpo y una cabeza con dos caras independientes. La mayoría de los gatitos con esta condición sólo logran vivir un par de días, sin embrago, Duo ha desafiado todas las probabilidades de vida y ha alcanzado los cuatro meses.

Este gatito fue rechazado por su madre, pero consiguió un padre humano que lo ha cuidado con mucho amor.

El doctor Ralph Tran, un veterinario de California, adoptó a Duo con el compromiso de atender todas sus necesidades y brindarle una nueva oportunidad de vida.

“Estaba pasando por Colorado mientras viajaba desde Nueva York hasta California, cuando recibí la llamada de una amigo para decirme que su gata había dado a luz a un camada de gatitos, incluido uno que padecía diprosopus”.

Ralph se ofreció a cuidar de él e hizo una parada en casa de su amigo para recoger a Duo.

Gracias a todas las atenciones del veterinario, Duo ya puede alimentarse solo usando sus dos bocas, caminar, y actualmente está aprendiendo a escalar.

Diprosopus es una condición rara que es causada por el mal funcionamiento de una proteína llamada Sonic Hedgehog. Los gatos que nacen con esta afección generalmente se conocen como gatos Janus, el dios romano con dos caras.

Aprender a vivir con la condición de Duo es muy difícil, tiene dos narices que perciben los olores por separado, dos bocas que comen de forma independiente y tres ojos, sin embargo, por el ojo central no puede ver y será necesario extirparlo quirúrgicamente una vez que tenga la edad suficiente.

Duo a tenido varias complicaciones, sin embargo, el amor y la paciencia de Ralph han logrado que su desarrollo sea favorable, a pesar de ser más lento que el resto de los de su especie.

Ralph ha publicado el progreso de este pequeño gato en su cuenta de Facebook, narrando todos los desafíos que ha tenido que superar durante sus meses de vida. Ralph asegura que Duo no padece de mucho dolor o molestias.

Al principio Duo se rehusaba a comer, Ralph se vio obligado a usar un tubo y una jeringa cada cinco horas para alimentarlo.

También contrajo una infección respiratoria que fue controlada con fuertes antibióticos, afortunadamente sin consecuencias secundarias para sus riñones.

Este valiente gato también dejó atrás una presunta convulsión que le dejó las patas temporalmente inmóviles.

Después de que Duo haya ganado suficiente peso para soportar la anestesia será sometido a una operación para extraer el ojo que tiene en medio de sus dos caras.

En la misma operación esperan corregir los parpados de sus otros dos ojos porque han crecido hacia adentro y las pestañas irritan sus globos oculares.

Cuando llega la hora de comer, Duo se alimenta turnando cada boca.

«Cada cara quiere comer y no espera a que la otra termine».

Después de permanecer varios meses acostado aprendió a caminar. Ya reconoce a su dueño y a otros gatos. A Duo le encanta jugar y rascarse.

Hace poco logró trepar a la cima de un árbol de gatos y pasó horas descansando en una cama en la parte superior.

«A pesar de todo Duo ama la vida, le encanta jugar y lo aprovecha al máximo».

Frankenlouis, de Massachusetts, fue reconocido en el 2012 como el gato Janus más longevo por el Libro Guinness de los Récords, dos años antes de su muerte a sus 15 años.

Esperamos que Duo tenga una vida feliz, y aplaudimos al veterinario Ralph, quien lo adoptó con el único interés de ayudarlo. No dejes de compartir esta historia llena de mucho amor.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!