El hallazgo de un tiburón de dos cabezas causa conmoción entre los expertos

Si existe una comunidad que lo ha visto casi todo en el mundo animal esa es la conformada por los científicos e investigadores de la naturaleza. Sin embargo, hasta ellos han quedado consternados después de encontrarse con algo que nunca imaginaron: un tiburón siamés y gemelo.

Científicos brasileños han identificado el primer tiburón de dos cabezas del mundo. El espécimen fue encontrado por pescadores cerca de la costa, en el límite entre Itanhaém y Peruíbe, en la costa de São Paulo. Según los expertos, la causa de la anomalía puede estar relacionada, entre otros factores, con la contaminación de los océanos.

Se trata del primer tiburón siamés del mundo

El estudio pionero fue realizado por el profesor y biólogo Edris Queiroz y la investigadora Luana Felix, del Instituto de Biología Marina y Medio Ambiente (Ibimm) de Peruíbe, quienes reconocen estar más que impactados con el caso.

«Es el primer caso en el mundo, registrado y documentado en la literatura, de un tiburón siamés de cuernos gemelos encontrado en la naturaleza», explica Edris.

El animal, encontrado por los pescadores, fue donado a Ibimm para su estudio. A partir del análisis, los investigadores encontraron que el animal no solo tiene dos cabezas, sino que también tiene dos corazones y dos columnas vertebrales independientes, además de otros órganos internos dobles.

“Después de un análisis de la anatomía externa e interna del tiburón, la mejor definición para el caso es que serían gemelos siameses. Es un evento muy raro, debemos tener entre 10 casos en el mundo. El problema es que fallecen rápido, justo después de convertirse en presa fácil y terminar siendo devorado por alguien más grande», señala Edris.

El profesor afirma que no es posible determinar la causa de la anomalía, pero que, entre los posibles factores, puede estar relacionado con la contaminación de los mares, debido al constante incremento en la acumulación de metales en los alimentos de los animales acuáticos.

«Los tiburones acumulan metales pesados ​​en su comida y eso puede generar lo que llamamos una mutación, una anomalía. Con estas novedades, es posible que se pueda llamar la atención sobre los graves problemas que se han presentado en los ambientes marinos. Este estudio ayudará a buscar medidas que ayuden en la preservación y conservación de las especies», dijo el experto.

El fenómeno también puede estar relacionado con cambios genéticos y problemas en el útero de la madre, debido a que la compresión dentro del mismo puede ocasionar que dos óvulos se fusionen entre sí.

Tras la meticulosa investigación, lo cierto es que los especialistas no pueden llegar a ninguna conclusión definitiva sobre la causa porque no cuentan con más casos de estudios semejantes. Por lo pronto, no queda más que reflexionar y hacer consciencia sobre el cuidado ambiental.

La naturaleza es mágica y «zoorprendente». La historia demuestra que los animales lograrán adaptarse y sobreponerse a las vicisitudes en el ambiente, pero lo más probable es que los humanos no.

¿Alguna vez te imaginaste ver algo semejante? Es momento de tomar acción para evitar una gran catástrofe en la Naturaleza. ¡Comparte!