El impactante ataque entre dos enormes tiburones blancos «caníbales» desgarrándose entre sí

Los tiburones blancos se caracterizan por su cuerpo fusiforme y gran robustez, su boca tiene forma de arco y casi siempre permanece entreabierta, dejando visible una larga hilera de dientes puntiagudo, lo que hace que tenga un aspecto mucho más temible.

Cuando hablamos de tiburones blancos, es inevitable no pensar en algún ataque de ciencia ficción o de la vida real.

Los tiburones blancos se encuentran en casi todos los océanos.

Hace poco se han revelado unas imágenes impactantes que dejan ver el ataque entre dos tiburones blancos, literalmente desgarrándose a pedazos, las imágenes se volvieron virales sorprendiendo no solo a los amantes del mundo marino sino a todos los fanáticos de esta especie. En las imágenes podemos ver a ambos tiburones mostrando sus filosos dientes, donde no había presa sino dos depredadores atacándose entre sí.

Su nombre científico es Carcharodon carcharias.

El programa de Nat Geo Wild, Cannibal Sharks, está realizando una investigación donde se señala que este tipo de depredador se alimenta de su propia especie como parte de la sharkFest, o fiesta de los tiburones. En el mes de julio se estrena su nueva edición con una programación especial en el que se revela uno de los depredadores más temidos: los tiburones blancos.

Los fósiles más antiguos de un tiburón blanco data de hace más de 16 millones de años.

Las imágenes son parte del nuevo programa y aunque son excepcionalmente raras, el profesor Mark Meekan del Instituto Australiano de Ciencias Marinas, revela que todos los tiburones en realidad son caníbales. Al respecto señala:

 «No es solo un tiburón pícaro que ataca a otros tiburones o incluso o una especie de tiburón que ataca a otros tiburones, son muchos tiburones diferentes que se enfrentan entre sí”.

El profesor Meekan señala que cada vez son más los cadáveres de tiburones que aparecen mutilados alrededor del océano o de la Costa Dorada de Australia, muchos de los cuerpos hallados solo tienen su cabeza. Para Meekan esto se debe quizá  a las fuertes medidas tomadas para mantener a los grandes tiburones alejados de los nadadores.

Como medida de seguridad en la Costa Dorada se están desplegando redes  y líneas de ganchos cerradas.

Si un tiburón se engancha envía señales de ayuda que son rápidamente captadas por otros tiburones que desean una merienda rápida. Por muy raro que parezca este tipo de conducta o ataques entre tiburones no es nada novedoso.

Una nueva investigación señala que los tiburones se han estado comiendo durante millones de años.

En los fósiles de los oracantos prehistóricos, un tiburón que nadó hace 300 millones de años, se determinó que tenía dientes de tiburón fosilizados. Lo que revela que ser depredadores entre tiburones es un rasgo fundamental. Afortunadamente, la tecnología ha avanzado y podemos disfrutar de este tipo de escenas y llegar a conclusiones generales sin que pase miles de años.

Anímate a compartir la nota para que el  mundo contemple un verdadero ataque al natural.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!