El indignante caso de la perrita que sufre obesidad porque complacen su adicción a las golosinas

Tener una mascota es algo que cambiará nuestra vida para siempre. Son seres hermosos que se vuelven parte de nuestra familia y siempre nos darán amor incondicional. Sin embargo, esto también significa que debemos ser responsables y brindarles apoyo y atención veterinaria.

Skylar llegó a pesar más 10 kilos, el doble de lo recomendado para su raza.

Skylar es una hermosa perrita que desarrolló un problema de adicción a los Doritos. Ahora, su familia está haciendo todo lo posible por ayudarla, pero su caso ha generado muchas críticas en las redes.

“Ella era una cachorrita cuando la obtuvimos. En aquel tiempo era extremadamente delgada”.

Skylar es una perrita Jack Russel que padece obesidad mórbida. Mandy Hanningan, su dueña, asegura que Skylar es muy tierna y que convence a todo el mundo con sus grandes ojitos para que le sigan brindando golosinas.

«No puedes decirle que no cuando te mira con sus dulces ojitos».

En casa, tienen otro perrito que es mucho más selectivo a la hora de comer y el resultado es que Skylar aprovecha y muchas veces se alimenta el doble.

“Skylar come absolutamente todo y es muy difícil decirle que no”.

Todas estas cosas han jugado un factor importante en la obesidad que sufre. Sin embargo, lo que más alarma a los defensores de animales es el gran amor de esta perrita por los Doritos.

Después de todo se trata de un alimento que no está pensado para estos animales. Mandy también adora estos pequeños nachos de queso así que cada vez que se dispone a disfrutarlos, los solía compartir con su perrita. 

“Le encantan los Doritos. También come mini Cheddar, aros de Hula, cebollas de escabeche, salchichas, lo que sea”.

Por suerte, una visita al veterinario se convirtió en un claro mensaje de alerta. Skylar se había convertido en una perrita obesa y eso podía tener muchos problemas para su salud.

Tenía serias dificultades para pasear y su ritmo cardíaco también comenzaba a mostrar señales de que necesitaba un cambio.

Ahora pesan sus alimentos para saber cuánto come. Antes no sabían con exactitud cuánto ingería en un día normal.

Mandy decidió que lo mejor sería inscribirla en un Pet Fit Club. Todavía no han recibido respuestas de esta organización pero cree que será vital para salvar la vida de la perrita.

“Necesita perder la mitad de su peso. Por ahora, nuestro objetivo es de 5 kilos”.

Alzamos la voz en contra de la devastadora situación que está enfrentando esta perrita. Existen golosinas de perritos que están pensadas para su salud.

Todos los dueños de mascotas deben ser responsables y velar por la salud de los peludos. Los perritos no son los que deciden qué se sirve en su plato de comida.

La alimentación de nuestros perritos es un asunto muy serio. No te vayas sin compartir este caso. 

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!