El monitor detecta al enorme perro acercándose a la cuna de la bebé cada noche

Nuestros amigos peludos son seres muy especiales que tienen un gran sentido de protección y lealtad para cuidar a sus seres queridos, especialmente a los más pequeños de la casa.

Los cachorros nunca dejan de sorprendernos con su ternura y amor que sienten por sus padres humanos.

Berkley es un hermoso cachorro muy esponjoso y de gran tamaño que vive con su dueña Christine Jo Miller, su esposo y Elainey, su hija de 2 años. Al principio, cuando Elainey todavía era una bebé, Christine estaba un poco preocupada de cuál sería la reacción de su amada mascota con su hija.

«Solía ​​establecer límites de distancia para él con ella, ya que es muy grande», dijo Christine.

Berkley es un perro muy grande y Elainey era muy pequeña. Realmente Christine tenía temor de que la energía juguetona de Berkley fuera demasiado para la bebé y que sin querer le hiciera daño a la más pequeña de la casa.

Sin embargo, no pasó mucho tiempo para que Berkley y Elainey establecieran un tierno vínculo. ¡Pronto se enamoraron!

«Lo único que la haría feliz era que él estuviera en la habitación. Así que una vez que le dimos el visto bueno para estar cerca de ella nos dimos cuenta de lo amable que es en realidad», agregó Christine.

Cuando Elainey tenía unos 8 meses de edad sus padres instalaron varios monitores para bebés en su habitación para vigilarla mejor mientras dormía. Rápidamente descubrieron que no eran los únicos.

Después de revisar las imágenes Christine y su esposo vieron a Berkley observando y cuidando a Elainey también.

«Lo capturamos en el momento en el que colocamos y vimos las cámaras. Era como si supiera que tenía un trabajo que hacer: cuidarla», dijo Christine.

Berkley lo hace todas las noches. Los padres de Elainey siempre están cerca, por supuesto, en caso de que Berkley la perturbe.

Pero su objetivo con las visitas parece solo garantizar que todo esté en calma y tranquilo.

«Nunca ha entrado a hacer nada inapropiado, él simplemente se presenta, se da la vuelta y se va, es como si estuviera cumpliendo con su deber como parte de la familia», dijo Christine.

Ahora que Elainey tiene la edad suficiente para entender aprecia tener un cachorro tan amigable cuidándola.

«Le dije que la vigilaba para mantenerla a salvo durante la noche, ella solo sonrió y dijo, ‘Awwwww'», reveló Christine.

Realmente la relación que existe entre Berkley y Elainey es hermosa, tienen un vínculo lleno de amor y mucha ternura.

Nuestros amigos peludos son muy encantadores.

Comparte esta emotiva historia que nos demuestra por qué los perros son considerados los mejores amigos del hombre.