El peor zoo del mundo anuncia que tendrá que sacrificar a más de 300 animales y suplica ayuda

La industria del turismo es una de las más golpeadas económicamente a causa del bloqueo impuesto por los gobiernos a raíz de la pandemia. Diferentes centros de diversión y atracciones en el mundo están teniendo problemas con sus finanzas y esto terminará por afectar la vida de sus propios trabajadores. No obstante, lo que se está viviendo en Nueva Gales del Sur es realmente indignante.

En este territorio golpeado en meses anteriores por las feroces llamas que acabaron con la vida de hasta 800 millones de animales, ahora los dueños de un zoológico amenazan con poner a dormir a las 300 criaturas que tienen en el lugar y que incluye, además, a animales exóticos.

Tracy y Dean Tweedy son conocidos por ser los propietarios de Borth Wild Animal Kingdom, al oeste de Gales, un zoológico clasificado como el peor del mundo.

Según informaron esta semana la mujer de 49 años y su pareja, el bloqueo ha causado severos problemas económicos y ya no tienen recursos para alimentar a los 300 ejemplares que viven en el zoológico y tampoco para el mantenimiento del lugar.

 

Al parecer los escasos recursos apenas les dan para subsistir una semana más y después de esto no saben con exactitud qué hacer pero temen que se verán “obligados en la necesidad” de poner a dormir a cada uno de los animales que tienen en cautiverio.

Ellos alegan “estar peleando con los últimos recursos para mantener a los animales que cuidan”.

Tweedy explicó que la mayoría de los empleados del lugar están en licencia y que la subvención de alivio comercial del zoológico de £ 25.000 ($ 30.800) está a punto de agotarse, mientras los gastos del lugar no paran. La administración completa Borth Wild Animal Kingdom cuesta alrededor de £ 3.000 ($ 3.698) por semana.

Aunque los problemas del lugar se agudizaron con la pandemia, la realidad es que este zoológico ya venía con apuros.

El mismo fue cerrado en enero de este año por no tener personal entrenado para controlar a los animales en caso de una fuga y volvió a abrir en el mes de febrero, semanas antes de declararse el bloqueo en Australia.

La pareja adquirió el zoológico en el 2016 para comenzar una vida soñada junto a su familia, pero han sido asediados por los modos en que llevan la administración.

En el 2017 comenzaron los problemas legales, al descubrirse que uno de cada cinco animales había muerto sólo en el primer año. 

En el zoológico viven muchos animales rescatados del comercio ilegal, así que para la Tracy este espacio se ha convertido en una especie de santuario pese a estar en la mira de las autoridades y ahora enfrentar una dura realidad económica. 

“Ya estábamos luchando financieramente después de la larga y tranquila temporada de invierno. Ahora, necesitamos ayuda más que nunca. A pesar de todo, estamos tan decididos como siempre a no rendirnos”, dijo la propietaria.

Tracy y Dean Tweedy suplican ayuda gubernamental para sacar adelante el lugar pero de no llegar advierten que tendrán que recurrir a la eutanasia, pues sería difícil reubicar a cada criatura.

«Sería muy difícil devolver a casa a cada uno ya que los requisitos de licencia para cuidar a estos animales y proporcionar el cuidado adecuado pueden ser muy complicados y costosos», dijo Tracy.

Un portavoz del gobierno se pronunció y mencionó que el estado ya ha otorgado un subsidio a diversos zoológicos pero que «la autoridad local ha perdido la confianza en la capacidad del zoológico para operar de manera responsable y segura». Es lamentable que la vida de tantos animales haya caído en manos irresponsables

Parece que ni los propietarios ni el propio gobierno desean apostar por la sobreviviencia de estos animales. Comparte esta noticia y ayúdanos a denunciar, alguien debe detener esta injusticia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!