El perrito adoptado por un barrendero se roba el corazón de todos limpiando la calle uniformado

Siempre hemos sabido de lo leales e incondicionales que son los animales y especialmente los perros con sus dueños y familias humanas, ellos son un tesoro invaluable. Pero realmente nuestros corazones se alegran cuando sabemos de personas que se esmeran por amar y cuidar con gran entrega a sus mascotas, tanto que las llevan con ellas a todas partes e incluso a sus lugares de trabajo.

Por eso el caso de Alcenir de Aguiar Oliveira, un barrendero de 50 años, y su fiel amigo peludo Pretinho nos ha inundado de gran felicidad.

Este hombre sencillo trabaja en la Empresa Municipal de Limpieza Urbana (Comlurb) dos los días de la semana se encuentra junto a Pretinho limpiando las calles de Campo Grande, en el oeste de Río de Janeiro.

Pero vamos que el noble perrito no sale a pasear, sino que también trabaja en la limpieza y sí no me crees sólo hay que mirarle su tierno uniforme.

Junto a Alcenir, Pretinho sale de casa todas las mañanas para iniciar con la “faena” pero esto no es nada duro para el perrito, quien lo hace gustoso como una forma de agradecimiento con el hombre que lo rescató de las calles.

Aguiar conoció al peludo durante Juegos Olímpicos de Río en el 2016 

Pero este par no andaban de turistas, sino que uno trabajaba en la limpieza y el otro intentaba sobrevivir a la crudeza de las calles.

«Conocí a ‘Pretinho’ al servicio de Comlurb durante los Juegos Olímpicos de Río. Cuando estaba en Magalhães Bastos», recuerda Alcenir. 

El hombre vio al perro hambriento y enfermo en una callejuela cerca de una estación de servicio. Alcenir no pudo resistirse a esos ojitos lastimosos que le suplicaban ayuda y decidió tomar al perrito y llevarlo a casa. 

Desde entonces el animalito ha estado a su lado, brindándole las más grandes alegrías.

Este chico se ha convertido en su fiel compañero, así que cada vez que tenía que ir a trabajar era una total pesadilla por el hecho de tener que dejarlo solo en casa. Finalmente, el barrendero decidió tomar a su amigo para que lo acompañara a sus trotes laborales.

«Él es mi pequeño amigo, que me da toda la alegría en mi vida», dijo Mineiro.

Pero vamos que si Pretinho iba a ir al trabajo debía ser con el mejor estilo, así que el barrendero pidió a una costurera local que le hiciera un uniforme a su amiguito

Ahora este par se han convertido en una sensación en las calles de Río de Janeiro pues las personas sienten ternura al verlos.

“Al menos dos días a la semana, él me ayuda y mientras yo barra, él se queda a mi lado. Quien adopta un perro en la calle es para ser bueno con él. No somos guardianes, es como padre e hijo. El secreto es tratarlo con amor. Ellos siempre devuelven el amor”, agregó el generoso hombre.

No cabe dudas que Alcenir tiene un gran corazón y que Pretinho es la luz de sus ojos. Ambos son afortunados de tenerse el uno al otro, de eso se trata la verdadera relación entre un hombre y su perro. Así que estamos enamorados de esta bella historia y deseamos que los dos continúen siendo felices por muchos años más.

¿Verdad que ambos son una completa ternura? Comparte esta noticia y muéstrales a todos que sólo con los más bellos gestos podemos pagar todo el amor que nuestras mascotas nos dan. 

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!