El perro que vendía cupcakes para luchar contra el cáncer, dice adiós a su dueña antes de partir

Hay muchos criaderos de perros que se dedican a sacar todo el provecho económico a los peluditos. Esta fue la triste situación en la que nació un husky siberiano llamado Max. Cuando tenía un par de semanas de vida, decidieron que querían deshacerse de él sin tan sólo darle una oportunidad.

Max vive en la ciudad mexicana de Cuautla de Morelos.

El pobre nació con una serie de tumores en todo su cuerpo. Requeriría de muchos tratamientos médicos y para muchos esto sólo se traduce en un perro imposible de vender. Afortunadamente, Max llegó a la vida de alguien que le brindó todo su amor. En cuanto Yoselin Macías supo la dura situación de este perrito decidió darle una nueva oportunidad.

Yoselin trabaja como estilista de mascotas.

En efecto, el pequeño necesitaba de muchas consultas y tratamientos, pero también era el más amoroso del mundo. Merecía una oportunidad. Yoselin no contaba con los fondos necesarios, pero esto no la detuvo. Comenzó a vender ponquecitos en las plazas para poder recaudar todo el dinero necesario.

Yoselin tiene 24 años.

Personas de todo el mundo conocieron su historia y quedaron conmovidas. El hermoso peludo posó con un cartel para explicar su situación y se volvió completamente viral. Fueron días muy delicados y los veterinarios trabajaron muy duro para brindarle el mejor tratamiento posible.

“Soy Max. Me desecharon de un criadero de perros porque estoy enfermo. Tengo todos los ganglios de mi cuerpo inflamados (cuello, manos, patas, estómago, cabeza, todo)”.

Reunieron lo necesario para una biopsia y comprendieron que era una situación sin muchas esperanzas. De todas maneras, estaban dispuestos a luchar hasta el final. Este domingo, lamentablemente, el hermoso Max perdió la vida.

“Mi querido Max, no se me concedió verte jugar y correr como tanto lo deseaba. Te voy a extrañar mucho”.

Yoselin se encuentra con el corazón roto pero su mayor consuelo es que logró brindarle un hogar y una familia amorosa durante sus últimas semanas de vida. Pasó su última noche mirando a su dueña con mucho amor y se tendió a su lado plácidamente. Fue un perrito muy valiente que dio lo mejor de sí.

“Es una noticia muy dura pero me consuela que Max conoció el verdadero amor”.

Nos unimos a Yoselin en estos momentos tan dolorosos. Pudo estar junto a Max durante muy poco tiempo pero le brindó los mejores días de su vida. Es algo verdaderamente admirable y su historia es un ejemplo que todos debemos seguir.

Comparte esta nota para dejar en alto la memoria del hermoso Max.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!