El último adiós a la perrita rescatista que salvó tantas vidas en medio de duras tragedias

En el 2017, México sufrió un sismo que cobró la vida de muchos. En medio de la impensada tragedia, la ciudad recordó el maravilloso impacto que los perritos tienen sobre nuestra vida.

Las labores de rescate para salvar a personas atrapadas en medio de los escombros y hallar los cuerpos sin vida duraron meses y este arduo trabajo no habría podido lograrse sin ayuda de los peludos.

Una de ellos era la hermosa Alondra, una golden retriever que había rescatado de una situación de tratos injustos.

Unos vecinos llamaron para alertar sobre la perrita que necesitaba ayuda. Vivía en una casa donde sus dueños no hacían más que darle tratos injustos y dolorosos.

Después de una serie de trámites, lograron rescatarla y la llevaron a un lugar seguro.

Todos los que conocían a Alondra quedaban boquiabiertos con la enorme inteligencia de la perrita y su gran capacidad para aprender nuevos trucos.

Desde entonces comenzó a formar parte del equipo de Ambulancias San Luis Tampico y recibió entrenamiento para convertirse en rescatista.

“Desde un principio mostró una enorme capacidad de retención olfativa y habilidades para recibir capacitación”, dijo un portavoz de Ambulancias San Luis Tampico.

Su primer gran rescate tuvo lugar en una terrible explosión que dejó a seis personas atrapadas. Llevaron a la astuta Golden y en cuestión de horas logró salvar a un niño que estaba bajo los escombros.

Recibió una medalla y desde entonces no paró de salvar vidas. Alondra participó en muchos otros rescates pero saltó a la fama en el sismo del 2017 por ser una de las perritas con mejor sentido del olfato. Ayudó a localizar a dos personas con vida y muchos cuerpos.

“Fue merecedora de una medalla como reconocimiento por parte de la ciudadanía y de San Luis”, dijo un portavoz de Ambulancias San Luis Tampico.

Por desgracia, el equipo de Ambulancias San Luis Tampico no volverá a contar con la ayuda de la leal Alondra.

La perrita perdió la vida a los 14 años de edad pero partió rodeada del amor y los mimos de todos sus compañeros. Alondra tuvo un pasado muy difícil del cual algunos perritos nunca logran recuperarse.

“Me parece que la mejor manera de honrar su gran labor es cuidando a los perritos, aportando para la esterilización de los callejeros”, comentó un usuario en las redes.

Sin embargo, logró seguir adelante y se convirtió en una de las perritas más queridas de México. Esperamos que la peludita siempre viva en la memoria de todas aquellas vidas que logró salvar.

No dudes en compartir esta nota para dejar en alto la memoria de esta valiente perrita. Pasó años enteros ayudando a los demás y demostró que todos los perritos merecen una segunda oportunidad.