En una humilde casa rodante recorre kilómetros con sus perros rescatando a decenas de animales

Cuando somos niños siempre tenemos la idea de qué queremos ser cuando seamos mayores. Si bien, a medida que pasa el tiempo la realidad es diferente y nos damos cuenta que todo cambia, algunos mantienen intactas sus ilusiones y hacen lo posible por hacer realidad sus sueños.

Lee Asher es una de esas personas que desde que era solo un niño sabía cuál era el propósito de su vida.

Muchos perritos envejecen en los refugios esperando la familia perfecta.

Desde pequeño, Asher comprendió que estaba destinado a ayudar a los perritos más necesitados, mientras otros niños jugaban y buscaban nuevas formas de divertirse, él pasaba sus días en un refugio animal cerca de sus casas.

Esto le permitió descubrir cuál sería su vocación de adulto: rescatar animales y ayudarlos en la medida de lo posible a conseguir un hogar con personas que realmente amen a los animales.

Viajar por los Estados Unidos y salvar a los perritos de los refugios es su estilo de vida.

Al respecto, Asher destacó:

“Siempre supe que cuando fuera mayor tendría una casa llena de animales rescatados, así que ver en donde estoy ahora no es gran sorpresa para mí o para cualquier persona que me conozca desde pequeño”.

Su plan de vida es ofrecer oportunidades a cuantos perritos pueda, su amor por los animales es tan grande que llegó a vivir en su casa con 7 perritos llamados: Yaffa, Molly, Cali, BoBo, Butters, Haven y Lillie, junto a dos gatos, Whiskey y Goose.

Asher vivía en Los Ángeles, California.

Todos los peluditos que fueron rescatados por Asher sufrieron diferentes formas de abandono, y ahora disfrutan de una vida feliz. Al respecto destacó:

“La inspiración viene de amar a los perros y saber que no solo estás salvando una vida, sino que al rescatar a un perros estás permitiendo el espacio para que otros animales rescatados también puedan ser adoptados. Es un ganar-ganar y una sensación hermosa.”

Su amor por los animales, especialmente por los perritos, lo llevó a tomar la decisión de transformar por completo su vida.

Asher renunció a su trabajo, vendió sus pertenencias y empacó lo poco que le quedaba para emprender una nueva vida llena de aventuras con el único objetivo de viajar por el país con sus animales rescatados para ayudar a otros tantos.

Su causa ha inspirado a muchas personas a adoptar un perrito.

Asher viaja junto a un amigo y sus fieles compañeros peludos en una casa rodante, su mayor deseo es ayudar a tantos perritos de los refugios como puedan.

A través de las redes sociales los dos amigos han estado muy activos, con sus publicaciones esperan que las personas cambien la manera de ver a los perritos de los refugios.

Hasta la fecha, han estado en 31 estados del país, logrando rescatar a 90 perritos. No dudamos que harán lo posible para transformar la vida de los perritos más vulnerables.

Qué bonito saber que aún existen personas con un corazón enorme dispuestas hacer lo que sea por la felicidad de los peluditos.

Sin duda, dos seres apasionados por los animalitos comprometidos con en una hermosa causa. ¡Comparte!