Una madre encuentra a los perros y a su bebé «inmóviles» en el suelo

Cuando una madre percibió demasiado silencio, se alarmó. Vivir con tres perritas en casa y una pequeña bebé, puede implicar todo, menos momentos de tranquilidad y absoluta quietud.

Es normal por eso que en ese tipo de hogares ante una rara ausencia de ruido, se levanten todas las alarmas. Sólo puede significar algo: hay que preocuparse.

Al mismo tiempo, contar con una mascota como compañero de aventuras para los hijos, es una bendición. Muchos especialistas hablan sobre la ventaja de que los pequeños se críen con animalitos, los hacen más humanos, sensibles y responsables.

Estas criaturas son el amigo ideal para cualquier bebé

bebé

Alguien que lo sabe a profundidad es Anabell, a quien de cariño llaman Bebell, una pequeña de Boa Vista (Brasil), que ama a sus perritas: Zaya, Neném y Tataia. Y se ha convertido en la madre más responsable y amorosa.

Donde cualquiera que las cuatro vayan (incluyendo a la pequeña niña), seguro que las otras 3 la seguirán.

«Siempre han sido mejores amigas», dijo Lawria Melo, la madre de Bebell. «Cada mañana las besa a todas. ¡Las ama como si fueran sus hermanas!»

Annabell y las cachorritas a menudo juegan durante horas, y a sus padres les encanta saber que su hija y sus perritas están tan felices. Pero un día, algo cambió…

«Se había vuelto todo demasiado silencioso», dijo la madre.

No dudó en ir a investigar acompañada de su marido, y se quedaron sin habla… En las imágenes que compartió, se observa a la pequeña niña en pañales tumbada en el suelo junto a las perritas aparentemente inmóviles.

Ella estaba protagonizando una insólita escena como si fuese un can más de la manada, aunque en realidad sólo tomaba una siesta. Consideró que su propia cama no era buen lugar, mucho mejor si dormía junto a sus mejores amigas.

Sin embargo, eso no fue lo que parecía desde un principio. Cuando la madre las encontró pensó que les había pasado algo malo a todas, y por eso ni se movían. Por suerte, pronto descubrió la verdad.

Ante los ojos de Bebell no existen diferencias de especie.

Lawria compartió en su cuenta de Twitter las fotos de su hija, desatando una ola de reacciones:

“Lo que pasa en la mente de mi hija… Bebell es como Mowli, sólo que con un perro JAJAJA”.

La secuencia de imágenes ya ha acumulado casi 200.000 me gusta y ha sido retuiteada más de 10.000 veces. Y es que, en las escenas se ve que Bebell no sólo duerme con las perritas, sino que además vela por ellas ofreciéndoles amor y protección.

«Me reí mucho. Cuando llegué estaba cubierta de arena de la cabeza a los pies», contó la madre.

«Todavía no sabe hablar, pero ella ve normal hacer lo mismo que hacen sus perritas. Tratamos de explicarle que no puede hacer ciertas cosas, pero ella no está de acuerdo, incluso si eso significa que tengamos que bañarla más de una vez», agregó.

La niña juega con ellas y las peina con un cepillito de plástico, aunque se trata de canes mestizos de cabello corto, pues a la pequeña esto poco le importa.

Bebell se empeña en peinar a las perritas como si tuviesen una frondosa melena.

Los niños son capaces de crear universos infinitos en su imaginación. Para ellos todo es un juego y, aunque a los adultos les parezca que ciertas cosas no deberían hacerse o son peligrosas, para ellos lo importante es la complicidad y la diversión.

Seguramente, la pequeña Bebell continuará emocionando a su mami con sus travesuras.

«Es asombroso ver el afecto y el amor que les tiene. Son parte de su vida», concluyó Lawria.

Todos los que crecieron al lado de una mascota saben el amor que estos peludos despiertan y lo importante que se vuelven para su vida. Es como tener al mejor y más leal amigo de infancia, escribiendo en su memoria hermosos recuerdos que jamás podrán olvidar.

Bebell es una verdadera ternurita al igual que sus perritas, envíale tus bendiciones a este cuarteto.