Logra salvar a una gatita que estaba a punto de morir congelada y no puede olvidarla

No solo los seres humanos podemos sufrir traumas psicológicos frente a una situación estresante y difícil. También los animales pueden desarrollar este tipo de problemas. Particularmente, los gatos sienten el efecto de estas experiencias de una forma muy intensa y marcada, lo que hace que cambien su conducta y hasta su rutina.

Enlaces patrocinados

Mientras se encontraba de compras en una tienda de neumáticos ubicada en Commerce City, Colorado, Estados Unidos, un hombre escuchó los maullidos angustiados de una minina clamando por ayuda.

Los gritos lastimeros parecían provenir desde dentro de una llanta ajustada a un semirremolque. Hacía demasiado frío, unos menos 7 grados Celsius. La situación se presentaba complicada para el animalito, pero este hombre no dudó ni un segundo en ayudarla.

De esta manera, rastreó los maullidos hasta dar con la pequeña y bigotona callejero quien, tratando tal vez de buscar un sitio para protegerse del gélido clima, se quedó atrapada dentro del caucho del vehículo estacionado.

Tenía sus pobres patitas como cuatro panelas de hielo, luchando por liberarlas de la parte metálica del neumático. El hombre se puso en acción y con mucho cuidado comenzó a tratar de librar a la atigrada del peligro de la manera más segura posible.

Enlaces patrocinados

“El primer paso fue averiguar cómo liberar las patas y la cola de la gatita sin causarle dolor y sufrimiento adicionales”, compartió el rescatista en la página oficial de una organización sin fines de lucro de bienestar animal en Colorado.

Logró entibiar un poco de agua y con suma delicadeza se abrió paso por debajo del semirremolque. Aplicó el líquido sobre las patas del animal y así fue como pudo separarlas del frío metal.

Después de casi treinta minutos de faena, este hombre con un corazón de oro pudo despegarlo completamente. Finalmente, lo envolvió con amor en una manta para mantenerla seca y caliente. Realmente se enamoró de ella.

“Con un recipiente de agua tibia pude por fin ayudarla. Creo que, por fortuna llegué a tiempo. La gatita estaba a punto de morir congelada”, aseguró el hombre.

Después de rescatar y estabilizar a la minina la trasladó hasta Dumb Friends League, para que pudiera ser atendida con los cuidados médicos pertinentes que necesitaba con urgencia.

Enlaces patrocinados

Y así, como por efecto de un milagro, contra todo pronóstico el animalito llamado Jerjes superó la amarga experiencia. Estaba temblando de frío, pero logró calmarse cuando se sintió por fin en buenas manos.

Tras los análisis se descubrió que tenía algo de hinchazón y dolor en las patas delanteras, particularmente en la izquierda. Sin embargo, los analgésicos y el amor con que fue tratado hicieron que pronto se sintiera mejor.

Una vez el equipo de veterinarios se aseguró de que estuvo lo suficientemente bien, la llevaron a un hogar de acogida donde continuó su recuperación. La gatita se alegró de recibir la atención cálida que tanto necesitaba. Se curó muy bien.

Lo mejor es que hace algunos días, esta persona compasiva que la rescató en ese día tan cruento y frío, la recogió del refugio y la convirtió oficialmente en parte permanente de su familia. Nunca dejó de pensar en la adorable tigrilla que le robó el corazón.

Enlaces patrocinados

Comparte esta historia con tus seres queridos. De ahora en adelante, esta pequeñina no tendrá que preocuparse por un día más en la calle. Adora su nueva vida de gatita malcriada y feliz.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!