Escurridiza ardillita se detiene a oler profundamente una flor y nadie puede con tanta ternura

En ocasiones, los humanos parecemos olvidarnos que compartimos este mundo con otros seres maravillosos que al igual que nosotros disfrutamos de nuestra estadía en él.

Nos parece curioso descubrir que los animales son capaces de hacer ciertas cosas que son muy propias de una persona  y no hablo de comer o dormir, ¡No!, esas son necesidades básicas, sino de acciones mucho más allá que nos hablan de un alma racional y contemplativa.

Al menos esta es la sensación que nos transmite una hermosa imagen que está recorriendo el mundo. En ella se capturó el momento justo en que una escurridiza ardilla se detiene para contemplar y oler el aroma de una flor.

El artista que registró esta maravilla es el talentoso fotógrafo de vida silvestre Dick van Duijn, de 34 años, nacido en Noordwijk, Países Bajos.

La imagen se ha hecho viral desde que el artista decidió compartirla en sus redes sociales. De inmediato sus seguidores comenzaron a repostearla y ¿cómo no, si la escena es de otra dimensión?

Todos han comentado sobre esta imagen e incluso algunos incrédulos pensaron que se trataba de una fotografía retocada, pero no estaban menos que equivocados. Por eso queremos contarte la historia detrás de tan bella imagen.

Según compartió Dick van, la escena fue capturada en un viaje que hizo a Viena, Austria.

«Fui a Austria especialmente para fotografiar las ardillas de tierra. Fue genial presenciar esto y fue muy satisfactorio», agregó el autor.

Pero el asunto no fue nada sencillo, la imagen fue capturada después de más de dos horas de observación y ciento de capturas a diferentes criaturitas, sólo que “la ardilla oliendo la flor” fue sin duda la imagen más impactante.

«Esta curiosa ardilla terrestre comenzó a oler y saborear la flor. [Yo] estaba realmente feliz después de capturar una foto como esta», comentó Duijn.

Otra curiosa amiga captada por el fotógrafo en la travesía.

El artista con más de 7 años de experiencia relató también que su musa, la ardilla, terminó con darse un banquete con la flor, después de que él tomó la fotografía. Así que podemos decir que capturó el momento justo en que la escurridiza criatura se deleitaba con su colorida comida.

Esta no es la primera vez que Dick van captura a una ardilla en ese deleite pre-almuerzo, aunque nos parece que la ardilla con la flor amarilla es la más hermosa.

Acá algunas de las imágenes de su galería en Instagram, y cabe decir que con su buen ojo engalana y hace merito a la vida silvestre.

Sus fotografías son realmente hermosas.

Pero no sólo las ardillas le sirven de musas a este fotógrafo.

 

Este artista es un experto en capturar la vida silvestre.

Nos alegra poder compartir este tipo de imágenes que nos sensibilizan sobre esa otra realidad y el sentir de estas criaturitas. No cabe duda de que todos los seres vivos son adorables e inteligentes a su modo. Sin importar colores o dimensiones, en esa diversidad está el verdadero tesoro.

Comparte esta bella historia y  enséñale a todos el trabajo artístico de este fotógrafo y lo bien que le ha ido con su musa silvestre.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!