Está tan feliz de haber sido adoptada que le agradece a su dueña cada día de una forma especial

Una gata llamado Lulu fue llevada a un refugio de mascotas cuando estaba en muy mal estado. Estaba cubierta de pelos enmarañados y tenía varios problemas de salud. Después de un año en el albergue, la gata atigrada estaba anhelando que llegara la familia adecuada.

Fue entonces cuando conoció a la madre de Kayla, quien estaba tras la búsqueda de un nuevo gato para adoptarlo.

Así estaba la pobre Lulu cuando llegó a las manos de la madre de Kayla

La joven trató de convencer a su madre de que comprara un gatito, pero ella claramente sabía lo que estaba haciendo. Lulu había estado en el refugio durante un año y nadie la quería porque tenía problemas de salud.

Transcurrían los meses y, a Lulu todos la pasaban por alto. Ella tiene una enfermedad renal y también tiene uñas encarnadas por estar en una jaula demasiado pequeña. Ni siquiera podía saltar cuando la familia la llevó a casa por primera vez.

Mira a la tierna Lulu consintiendo a su amada mamá cada día

Conocieron a la dulce atigrada y supieron de inmediato que ella era la indicada. Después de completar el papeleo, Lulu finalmente dejó el refugio para irse a su nueva morada.

Durante los siguientes meses, la dulce gata atigrada vio crecer su delicioso y esponjoso pelaje, recuperó toda la energía y pudo correr y saltar como cualquier otro gato.

Una mañana, la madre de Kayla se despertó con una pequeña y linda sorpresa. Lulu llevó su zapatilla hasta su cama. La dejó caer frente a ella mientras maullaba en voz alta con mucho orgullo. Luego, volvió a buscar la otra zapatilla.

Desde entonces, ha sido una rutina matutina para Lulu recoger zapatillas para su dueña y ponerlas en sus pies. Ella hace dos viajes para asegurarse de que ambas zapatillas se entreguen de manera segura. Nada la detendrá, ni siquiera las escaleras.

Kayla se sorprendió cuando se enteró de las adorables peculiaridades de Lulu. No le creyó a su madre hasta que finalmente lo grabó con la cámara de su teléfono. Lulu trae una zapatilla a su querida madre, y siempre vuelve a buscar la otra.

A su edad, debe ir regularmente al veterinario, especialmente por sus problemas urinarios y renales.

Ahora Lulu no solo está hermosa y llena de salud, también está muy agradecida por esta segunda oportunidad

Es una suerte que haya caído en manos de una familia amorosa y consciente que hará todo lo necesario por tenerla feliz y saludable.

Si quieres conocer más acerca de la vida de la tierna Lulu, así como todas las atenciones que tiene con sus humanos favoritos cada día, da un vistazo a su cuenta de Instagram @luluthesplippercat, es realmente adorable.

Lulu está completamente agradecida de contar con un hogar amoroso y tiene una forma maravillosa de demostrarlo cada vez que puede. Comparte su historia.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!