Estudios demuestran que tener un perrito en el hogar puede alargar la vida de las personas

Los que tenemos o hemos tenido un perro sabemos que su presencia nos puede hacer tremendamente felices. Los perros son nuestros grandes amigos, se hacen querer con mucha facilidad y, por ende, son el animal de compañía preferido para muchos porque son realmente únicos. Ellos, en su grandeza, nos tratan de una manera particular, sin juzgarnos ni pedir algo a cambio. Solo amor y afecto.

Pero, ¿qué otros beneficios ofrece tener un perro en casa? ¿cómo afecta a nuestra salud este animal doméstico? En esta historia te contamos cómo el hecho de convivir con una mascota puede mejorar tu salud y tu estilo de vida.

Recientemente se ha demostrado a través de varias investigaciones realizadas por la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), la relación que existe entre la longevidad y la tenencia de un perrito en el hogar.

Los perros son nuestros amigos pero también una cura para el corazón

Según los resultados arrojados por la publicación científica en una población 3,8 millones de voluntarios, tener un can podría incidir en la reducción de hasta un 24 por ciento de el riesgo de mortalidad en sus humanos, muy especialmente en aquellos que sufren enfermedades cardíacas, en comparación con las personas que no poseen algún animal de compañía.

“Tener un perro se asocia con un menor riesgo de muerte a largo plazo, lo que posiblemente se deba a una reducción de la mortalidad cardiovascular», concluyó el estudio.

Dhruv Kazi, cardiólogo del Beth Israel Deaconess Medical Center, asegura que los perros, además de ser una caudal de amor y compañía, reducen la ansiedad y la soledad, aumentan la autoestima y mejoran el estado de ánimo en general, lo que mejora sustancialmente la salud psíquica de la persona.

Pero además, destacó los beneficios físicos que también aportan estos animales, ya que exigen que su dueño les lleve a caminar y se ejercite cardiovascularmente, lo que ayuda a mantener un corazón sano.

Por otro lado, se demostró que quienes poseen mascotas perrunas, pasan más tiempo respirando aire puro y lo más increíble: el simple hecho de acariciar a un perro, especialmente uno familiar, es capaz de reducir la presión arterial de un individuo, e incluso rejuvenecerlo, lo que demuestra que la asociación entre tener un perro y una larga vida es real.

No nos cansaremos de decir la gran responsabilidad que significa tener un perro como animal de compañía. Estos seres preciosos, además de ser buenos para ti y tu salud, pueden hacerte aprender grandes lecciones de la vida.

Si eres el afortunado humano de una mascota, comparte esta tierna historia con tus mejores amigos y hazle saber a tu noble compañero que el amor incondicional que él te brinda, con amor incondicional se paga. Amemos a los perros tal como ellos nos aman a nosotros.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!