Familia ucraniana y su mascota encuentran un hogar de acogida gracias a la bondad de un joven

Una familia ha tenido la dicha de permanecer junto a su amada mascota gracias a la amabilidad de un joven, quien sin dudarlo, tomó un vuelo hasta la frontera entre Polonia y Ucrania, para ofrecer su ayuda en medio de un conflicto armado que ha provocado el desplazamiento de más de 2 millones de ucranianos.

Familia ucraniana logra permanecer junto a su mascota gracias a la bondad de un joven.

familia

Aaron Jackson es el fundador de la organización benéfica Planting Peace, al enterarse de la situación que está presentando Ucrania no dudó en ofrecer sus servicios.

“Básicamente estaba leyendo noticias y viendo imágenes de hace dos semanas cuando todo estaba comenzando.

Vi una historia sobre estos refugiados que vivían en una estación de tren, y unas dos horas después de leer esa historia, compré un boleto de avión y volé ese día”.

Para Jackson su principal objetivo era ayudar a tantas familias como sea posible, no había pensado en ayudar a los refugiados con mascotas, pero en cuanto llegó a la frontera con Polonia, se dio cuenta de la gran necesidad de estas familias de permanecer junto a sus fieles compañeros peludos. Al respecto Jackson comentó:

“Dos millones de personas se han ido de Ucrania y la mayoría de esas personas cruzan Polonia, por lo que la vivienda se ha convertido en algo increíblemente complejo de encontrar.

Es aún más complejo cuando tienes un gato o un perro, porque los espacios son limitados y no todos los lugares permiten animales”.

Desde entonces, Jackson y su equipo han estado trabajando para identificar a todos los refugiados con mascotas que necesitan alojamiento a largo plazo, fue así como se encontró con una familia que iba a tomar la decisión más difícil de sus vidas al no encontrar un hogar de acogida.

El joven había pasado por un refugio de animales ofreciendo su ayuda, estaba hablando con el director afuera de las instalaciones cuando se acercó a una familia. Al terminar de hablar con la familia, el director del refugio le comentó a Jackson:

“En realidad, son refugiados y quieren entregarnos a su perro porque no tienen hogar y no tienen a dónde ir, y no quieren que su perro este afuera en el frío”.

Jackson siempre dispuesto ayudar y buscar soluciones aun cuando parece tener todo en contra, en poco más de 20 minutos logró encontrarle a la familia un hogar donde los aceptaran con su perrita.

Ante la maravillosa noticia, los familiares de Bella no podían dejar de sonreír y agradecer. Permanecer unidos, era por mucho una gran bendición tras todo lo que habían pasado para cruzar la frontera.

La familia tiene una adorable cocker que rápidamente reconoció que permanecería junto a los seres que más ama, por lo que no dejó de celebrar con agitados movimientos de cola.

“Fue realmente increíble que las estrellas se alinearan así” destacó Jackson.

Gracias al increíble trabajo de Planting Peace, esta familia podrá permanecer unida y superar juntos esta terrible situación. La organización está donando alimentos para mascotas y dispensadores de comida en los principales centros de refugiados a lo largo de la frontera.

Para Jackson se ha convertido una prioridad que las personas desplazadas y sus mascotas tengan alimentos saludables después de un largo viaje.

“Estas familias han viajado 160 kilómetros, y hasta 320 kilómetros, para llegar a la frontera, han caminado 80 de esos kilómetros con un perro en la espalda.

Entonces, si una persona está dispuesta a hacer eso por su perro, definitivamente no seré yo quien les diga: ‘tienes que deshacerte de tu perro para encontrar una vivienda’.

Voy a tratar de hacer todo lo que está a mi alcance para que tengan una vivienda con su mascota, especialmente porque ya han renunciado a tanto”, dijo Jackson.

En esta guerra las víctimas no son solo humanas. Los animalitos también padecen.

Infinitas gracias a todos los que donan desde el amor y el respeto, a los que transforman, salvan vida y ofrecen segundas oportunidades.