Familia religiosa encuentra un perrito al que todos buscaban desesperados y deciden quedárselo

Los lazos que se establecen entre un perrito y su dueño son inquebrantables, al menos si así lo decide el humano. Por su parte, el peludo parece estar siempre dispuesto a amar y no en balde son conocidos por su increíble lealtad.

Ante esta realidad no es de extrañar que una persona luche por recuperar a su mascota cuando este ha corrido la desgracia de desaparecer, y este ha sido el caso de un perro llamado Cass.

El amado mestizo de pastor alemán se extravió y su madre hizo todo por recuperarlo.

Cuando Becca Williams, una mujer de Florida, Estados Unidos, supo que su perro no estaba en casa entró en crisis. Era como si su mundo se desplomara pero en el destino no estaba marcado que se mantuvieran separados.

Ahora la mujer ha protagonizado un increíble rescate, después de no bajar los brazos y no dejar de buscar a su amado amigo. 

Cass se perdió de casa a principios de abril pero volvió a casa.

“Cass desapareció el 1 de abril de 2021. (Sucedió a) primeras horas del día, debido a que una puerta quedó abierta accidentalmente. Nos dimos cuenta de unos 5 minutos más tarde y mis amigos y yo fuimos en búsqueda de Cass durante 5 horas. Juro que teníamos que haber estado corriendo en círculos el uno al otro. No tuvimos suerte”, dijo Becca.

Ante la imposibilidad de hallarlo, la joven recurrió a las redes sociales y familiares, amigos y hasta desconocidos le ayudaron a viralizar el cartel de búsqueda.

Gracias a esto el perrito negro logró aparecer casi un mes después de haber escapado de casa.

Este chico volvió a los brazos de su mamita.

Becca no podía creerlo pero alguien la había contactado para informarle que Cass estaba en Indiana. A miles de kilómetros de distancia, la mujer dudó que se tratase de su perro.

“Estaba durmiendo la siesta del mediodía y desperté con varios mensajes textos y llamadas telefónicas de un número fuera del estado, diciéndome que cree que uno de sus miembros de su familia tenía a Cass en Indiana», recordó Becca.

La llamada fue sorpresiva pero si ya había hecho tanto para la encontrar al peludo durante esos días, no dudaría en ir tras la pista que le estaban dando. Frente a tal situación Becca pidió permiso en su trabajo y fue tras la última esperanza que tenía.

Al llegar al lugar, las lágrimas la invadieron por completo pues en su efecto ese pastor alemán era su amado Cass. 

El pequeño cayó rendido durante el viaje.

Gracias a esa llamada pudo recuperarlo pero Becca aún tenía muchas preguntas, principalmente cómo había llegado su mascota a Indiana. Por fortuna, la familia se lo explicó todo.

“Me contaron que la mujer rescató a un pastor alemán negro el fin de semana de Pascua en la playa de San Agustín con su hija menor y lo tomaron, pensando que había sido abandonado. Esta familia vivía en su camioneta mientras viajaban por todo Estados Unidos en viajes religiosos. No llevaron nunca a Cass a un veterinario o un refugio, creyeron que era la voluntad de Dios encontrarlo”, añadió Becca.

Por fortuna, la llamada del desconocido reportó lo sucedido y la amable familia accedió de inmediato a devolver al animalito. Ellos desconocían por completo su procedencia y sólo quisieron protegerlo pero, al descubrir que tenía una amorosa mamá humana, decidieron entregarlo.

Ahora Becca y Cass están nuevamente juntos y esta mujer no le despega la mirada de encima. Comparte esta historia y recuérdale a tus amigos que en ocasiones los instintos de sus mascotas también fallan. ¡Cúidenlos!