Fue rescatada del sufrimiento, pero tiene 2 años en el refugio esperando que alguien la adopte

Es muy triste para un perrito no tener un hogar. Existen refugios donde se les da cobijo y protección mientras se les consigue una familia.

Pero, muchas veces pasa tiempo y los animales siguen allí. Tal es el caso de una perrita que lleva dos años esperando para ser adoptada.

Necesita un hogar con urgencia

Baby Girl es una linda peluda de raza pastor con mezcla de pitbull que tiene entre 3 años y medio y 4 años. Ya lleva dos años en el refugio Capital Humane Society en Lincoln, en espera de encontrar un hogar definitivo.

De acuerdo a lo que comentan los empleados del refugio, es juguetona y le encanta caminar y acurrucarse. No es muy abierta con las personas de inmediato, le cuesta un poco antes de acercarse a ellas.

Tal vez el tiempo que vivió en condición de calle, ha contribuido a su poca socialización, pero una vez que entra en confianza es encantadora.

«Hemos pasado mucho tiempo con Baby Girl en nuestro programa de socialización, y ha progresado mucho. Es realmente una chica feliz y le encanta salir a caminar cuando conoce a las personas», agregó Backhus.

La institución ha puesto todo su empeño en buscarle un hogar, invitan a las personas que la visiten para que la conozcan, y de esa manera puedan darse cuenta si puede ser una opción para ellos.

«Estamos buscando un hogar sin otras mascotas o niños porque ella mordió a otro perro antes de venir con nosotros. Eso sucede a veces, pero creemos que Baby Girl sería una gran perrita de compañía», dijo Shelby Backhus. director de adopciones del refugio.

Los interesados pueden contactar con el Centro de Adopción de Mascotas Pieloch de la Sociedad Protectora de Animales, 6500 S. 70th St., o llamando al 402-441-4488. En el sitio web de la Sociedad Protectora de Animales pueden ver todos los animales que se encuentran disponibles para ser adoptados.

Ella ama salir a pasear

Los empleados del refugio conocen muy bien a Baby Girl por el tiempo que han compartido con ella. Por eso, con conocimiento de causa, dan suficiente información sobre los gustos de la perrita, con la finalidad de que los posibles adoptantes la conozcan.

Siempre busca ayudar

A Baby Girl le fascinan los kongs cubiertos de mantequilla de maní, las golosinas congeladas, y se divierte demasiado con los juguetitos de peluche, especialmente si chillan.

Recomiendan también a los posibles interesados en la mascota que, si tienen una cerca de dos metros de alto en casa, la perrita se sentirá más cómoda y segura.

Sueña con ir a casa y tener la protección de una familia

También le gusta que estén pendiente de ella, no le agrada que la dejen sola mucho tiempo.

Merece ser amada y conocer cómo se convive en familia

“Hemos estado trabajando con Baby Girl, y ella requiere de mucha atención. Cuando se siente cómoda, es una chica muy juguetona», afirmó Backhus.

Con esa descripción seguramente lloverán peticiones de adopción para la bella perrita. Seguramente una hermosa vida le espera después de tanto padecer.

Comparte esta emotiva historia con todos tus amigos y conocidos para recordar que todos los perritos abandonados merecen un hogar.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!