Perrita callejera rompe a llorar al descubrir que llegan justo a tiempo para salvarla de morir

Nunca nos haremos una real idea de lo que pasa por el corazón, la mente y el cuerpecito de una perrita callejera. Tener que deambular por la intemperie, soportando toda clase de peligros, necesidades, enfermedades, hambre, y malos tratos, rompe el corazón a cualquiera. Pero no todos hacen algo de verdad para cambiar su destino.

Saberte enferma, abandonada, y sin techo, y que repentinamente alguien llegue en tu ayuda y te brinde consuelo, alimento y abrigo, es algo que conmueve hasta el corazón más duro, llevándonos inclusive a llorar de la emoción.

El caso que de esta perrita callejera que tanto sufrió, no fue la excepción

perrita

Se trata de una perrita callejera que estaba abandonada a la orilla de la carretera a las afueras de San José, capital de Costa Rica, por donde circulaba Tania Cappellutti, profesora de yoga y miembro de la organización Charlie Angels Animals Rescue, que se encarga del rescate y colocación en adopción de perros y gatos en situación de calle.

Ella, al ver al animalito, inmediatamente detuvo el auto que conducía y se bajó del mismo para darle agua, pero le resultó imposible llevarla hasta el vehículo, pues se encontraba demasiado débil y asustada.

Ante esa situación, Tania recurrió a sus amigos, Olivia y Brendan, quienes regresaron junto a ella a buscar a la perrita para sacarla de la peligrosa situación en la que se encontraba.

Cuando la pequeña los vio bajarse de la camioneta, se tiró al suelo y comenzó a llorar, visiblemente emocionada al verse salvada de una muerte segura e inminente.

Decidieron llamarla Gaia. Comenzaron inmediatamente a evaluarla desde el punto de vista médico y determinaron que se encontraba extremadamente deshidratada, cubierta de pulgas y garrapatas, y en un estado severo de desnutrición.

En el mismo lugar le dieron agua y un poco de comida. Era casi imposible mantenerla en pie por la extrema debilidad y el estado de conmoción en el que se encontraba. 

A través de otra amiga perteneciente a la Osa Peninsula Rescue & Adoptions, le ubicaron un hogar temporal en una granja comunitaria llamada Finca Morpho dedicada a labores basadas en la agricultura orgánica, el turismo sustentable y la vida en equilibrio, donde permaneció viviendo y recuperándose mientras encontraba un adoptante definitivo.

Este llegó a través de una hermosa y noble dama de nacionalidad francesa; quien, cautivada por los encantos de Gaia, la llevó hasta su hogar en Puerto Jiménez, donde vive disfrutando de un bello y fresco hogar en el que ha desarrollado todo su potencial físico y de habilidades, demostrando que ya hasta sabe dar la mano. 

Ciertamente, nadie se resiste al amor. Y en el caso del rescate de mascotas, historias como esta, nos hablan de un sentimiento incondicional y lleno de verdadera esencia.

Al adoptar a un animalito callejero salvas dos vidas, la del rescatado y la tuya, pues conocerás lo que es la verdadera amistad.

Comparte esta hermosa historia y mensaje con todos tus amigos, recuérdales que detenerse un segundo puede cambiar radicalmente el destino de un animalito que merece seguir viviendo.