Gata embarazada llega a una casa rogando que sea la indicada para recibir la ayuda que necesita

Si bien el esfuerzo de los machos por preservar la especie no puede quedar de lado, en el Reino Animal, son las hembras y madres quienes deben procurar protección a sus crías en solitario, no solo de alimentarlos, sino desde el mismo instante de la gestación.

Así lo demostró un gata y mejor mamá callejera en Arizona, Estados Unidos. Su nombre, Momma Jade, y se encontraba embarazada y sola. Sin embargo, su instinto de supervivencia y el de sus futuros cachorros hizo que se presentara en la casa de Sandy, una residente y completa desconocida para pedir refugio.

Al notar su vientre abultado, la mujer supo de inmediato que la gata estaba a punto de dar a luz y la recibió complacida en su hogar. El animalito venía de años de vagar por las calles hasta que, gracias a la Providencia la maternal felina llegó por su patio trasero.

Sandy la alimentó y le dio de beber con dedicación y amor. Y fue, precisamente, mientras alimentaba a la gata que notó el bulto en su pancita. Después de quedar satisfecha, la dulce huésped se acercó a la mujer, como si en verdad quisiera quedarse por siempre a su lado.

Necesitaba un lugar amplio. Sandy no podía dejarla sola con sus bebés a la intemperie, así que la llevó a un dormitorio de invitados, para que sus gatitos nunca tuvieran que pasar un día más al aire libre.

Rápidamente, la futura mamá gata se sintió como pez en el agua en su nuevo espacio. Recostó suavemente su cabecita en una manta y estiró sus patas relajadamente, ronroneando de felicidad de saber que vería a sus cachorritos muy pronto, segura y a salvo.

Para asegurarse de que todo el proceso de parto saliera correctamente, Sandy buscó la asesoría de Jen, una voluntaria adoptiva de la organización proanimalista Jin Bottle Babies. Necesitaba a los expertos para que todo saliera bien durante el parto.

«Sandy envió un mensaje preguntando qué hacer y todo funcionó a la perfección. Dio a luz el día de San Patricio, así que los nombramos con tonos de verde (Momma Jade, Hunter, Emerald, Kelly, Olive y Forest)», dijo Jen.

Unos días después, Sandy llegó a casa con la quíntuple sorpresa de una camada limpia, sana, fuerte y muy juguetona, bebiendo de la leche de su amorosa y orgullosa madre gatuna.

«Mamá es extremadamente dulce y extrovertida. El día que fui a recogerlos, se acercó a mí después de que me sentara en el suelo, para rascarse la barbilla. Se instaló aquí muy rápido Tiene mucha curiosidad. Si abro el armario, quiere echar un vistazo», compartió Jen.

Lo cierto es que, la afortunada gatita y sus mininos prosperan felices en su nuevo hogar permanente. Momma Jade ansía ser amada, pero está dedicada las 24 horas del día a sus hijos.

Comparte esta historia con tus amigos. Todo el proceso de crianza, crecimiento y adaptación de esta hermosa y nueva familia de felinos, encabezada por la matriarca Momma Jade, es una aventura cada día.