Gatita anciana queda desconsolada tras ser abandonada por su familia cuando más los necesitaba

Kaelle es una gatita de avanzada edad que quedó completamente desconsolada después de que su familia decidiera entregarla a un refugio porque no querían hacerse cargo de ella.

Triste y completamente confundida no entendía por qué las personas que más amaba le estaban haciendo algo tan cruel: alejarla del único hogar que conocía; ante esto, la tristeza rápidamente la invadió.

Kaelle tiene 17 años de edad.

La gatita fue rescatada por el personal de Chatons Orphelins Montréal, una organización que se encarga de rescatar mininos en Montréal, Canadá.

Amablemente, el personal la retiró de la casa en la que había vivido casi por dos décadas y la trasladó a las instalaciones de la organización donde fue examinada por un veterinario. Celine Crom, miembro del centro de rescate comentó al respecto:

“Kaelle estaba bastante sana considerando su edad. Era muy dulce, en la clínica dejó que el equipo veterinario la examinara sin queja”.

Durante el chequeo la gatita mantuvo su cabeza agachada todo el tiempo, se sentía sola, completamente desconsolada y en un lugar que no conocía.

Cuando la terminaron de examinar se sentó en una esquina de su jaula, pasaba sus días con la mirada perdida y la cabeza baja, solo reaccionaba cuando el personal la revisaba para ver cómo estaba. Kaelle había caído en una profunda depresión.

Nada parecía consolarla, permanecía sola y en silencio.

El personal la intentaba animarla cada vez que la revisaban, querían hacerle saber que estaba en un lugar seguro y con personas que la amaban sin importarle la edad, pero nada parecía entusiasmarla. Sin duda, la traición de su familia le había dejado un gran vacío.

Esta hermosa felina tiene dos dedos extras.

En vista de la penosa situación que estaba atravesando, el personal se puso en acción para intentar conseguirle una nueva familia lo antes posible. O por lo menos, una familia de acogida que pudiera cuidarla y ayudarla a salir del aletargado acondicionamiento en que estaba inmersa.

Afortunadamente, Amadine, una voluntaria adoptiva perteneciente a la organización, se enteró de la lamentable situación de Kaelle y decidió brindarle toda la ayuda que necesitaba.

Amadine estaba dispuesta hacer todo lo necesario para que la dulce gatita se sintiera cómoda y segura en su casa.

Al principio era tímida, pero con mucha paciencia y amor extra, logró que adorable minina se acercara en busca de caricias.

Luego, Kaelle recorrió todos los rincones de su nuevo hogar, increíblemente volvió con su madre de acogida en busca de más caricias, era como su forma de aprobar que le gustaba su nuevo hogar.

Su mirada triste quedó en el pasado, ahora es una gatita feliz y agradecida.

Después de la terrible experiencia de abandono, la dulce gatita empezaba a revelar su verdadera conducta alegre y juguetona. A los pocos días se había convertido en una gatita muy feliz y en la consentida de su nueva familia de acogida. Celine agregó:

“Kaelle es tranquila por naturaleza y le encantan que la acaricien. La gusta estar cerca de sus humanos y hacerles compañía mientras trabajan”.

Esta hermosa gatita logró transformar su actitud a pasos agigantados, gracias a que tiene un hogar y una madre de acogida, volvió a ser una gatita muy activa y feliz.

A pesar de su edad, sigue siendo muy hábil, le encanta jugar y correr por todas partes.

Después de ser abandonada volvió a encontrar la felicidad.

La dulce Kaelle ha logado superar su traumática experiencia, ya está lista para conquistar el corazón de una nueva familia que la acepte de manera permanente y la acompañe a pasar sus años doraros rodeada de amor. Ojalá encuentre la familia que merece y sea feliz hasta el último de sus días.

Comparte esta historia en tus redes y ayúdanos a fomentar el amor por todos los animalitos, sin importar su edad o condición, todos merecen pasar sus días rodeados de amor.