Gatita que suplicaba ayuda encuentra un nuevo amigo con quien pasar el resto de su vida

Una adorable gatita pedía constante atención tras perder a su hermanito, el par de mininos fue rescatado al borde de la carretera cuando tenían cuatro semanas de nacidos. Uno de ellos estaba en un estado crítico, el otro, se aferraba a su hermano como intentado aplacar su dolor.

Gatita buscaba atención hasta que encontró un nuevo amigo.

gatita

Penny Richards, una cuidadora de acogida en Arlington, Virginia, comentó:

“Estaba unida al lado de su hermano desde el momento en que los encontraron, como si supiera que él estaba sufriendo y necesitaba consuelo”.

El par de gatitos recibió toda la atención médica que necesitaban, a pesar de los mejores esfuerzos de sus rescatistas, el hermano no logró sobrevivir y la pequeña gatita se convirtió en hija única. Desde entonces, luchó por su vida y conquistó a todos con su valentía.

“La llamé Koa después de que perdiera a su hermano, ya que significa guerrera o valiente en hawaiano”, dijo Penny.

Las primeras semanas Koa estuvo con su familia de acogida, durante este tiempo pedía constantemente atención. Desbordaba energía y quería ser amiga de todos los peluditos que estaban a cargo de Penny.

El médico veterinario la evaluó y determinó que estaba completamente sana, amaba correr por todas partes y recibir mimos de todos las que la rodeaban.

“Incluso cuando estaba jugando, estaba sobre mis piernas, subiendo y bajando con esas pequeñas patitas. Salía corriendo para perseguir a alguien, luego volvía corriendo y se subía a mi regazo”.

Para esta traviesa gatita no había límites si de conquistar nuevos espacios se trataba, a pesar de ser la más pequeña del grupo, demostraba su destreza y actuaba como una gran líder.

“Una vez que la pusimos en la sala de acogida con los gatitos más grandes, mostró su lado luchador y rápidamente se convirtió en la jefa de la sala, a pesar de su pequeño tamaño”.

Si bien Koa jugaba constantemente con los otros gatitos, sus padres de acogida sabían que necesitaba a un amigo de su tamaño que se convirtiera en su compañero de travesuras.

No fue sino después de tres semanas de haber sido rescatada que esta gatita encontró al amigo perfecto. El esposo de Penny estaba trabajando en un sitio de construcción y  junto  a sus compañeros rescató a un gatito que terminó en un desagüe.

“Mi esposo y sus compañeros de trabajo desarmaron el desagüe, se metieron dentro y pudieron agarrar el gatito.

Lo pusieron a salvo en una caja y mi esposo me lo llevó al trabajo para que pudiera cuidarlo y llevarlo a casa”, destacó Penny.

El gatito tenía cerca de seis semanas y fue llamado Casper, al principio estaba muy temeroso y desconfiaba de las personas, pero poco a poco comprendió que estaba a salvo y con personas que solo querían darle amor. Penny comentó al respecto:

 “Era un niño muy tímido, que corría y se escondía cuando entrábamos en la habitación. Eventualmente, aprendería a amar a los humanos y se convertiría en un niño súper tierno”.

Cuando Casper fue trasladado a sala de acogida conoció a Koa y casi de inmediato se volvieron inseparables. Juntos hacían travesuras y derretían a todos con su complicidad.

“Él y Koa tenían una semana de diferencia. Los dos formaron una amistad inmediata. Esa amistad creció durante las siguientes semanas y se volvieron inseparables.

Me llenó el corazón de encontrarle un nuevo hermano adoptivo, después de perder a su hermano biológico”, dijo Penny.

Este par de peluditos habían creado un vínculo tan fuerte que su madre de acogida supo que debían ser adoptados juntos.

A medida que crecían su vínculo se hacía más fuerte.

Cuando cumplieron cuatro meses, una familia se enamoró de ellos y ahora pasan sus días disfrutando de un verdadero hogar y siendo muy felices.

«Koa perdió un hermano, pero ganó otro en Casper», dijo Penny.

En un mundo ideal, todo gato tiene un hogar, y todo hogar tiene un gato. Nos encanta saber que estos peludos pasarán el resto de sus vidas juntos y recibiendo todo el amor que se merecen.