Gatita callejera persigue a un desconocido en un café hasta que lo convence de llevarla a casa

Existe un dicho que reza: “el que persevera alcanza”, y esto precisamente parece ser lo que motivó a una gatita a no rendirse hasta lograr su objetivo.

Esta historia nos llega desde Kuait, un país en Oriente Medio, donde una gata callejera emprendió la cacería más importante de toda su vida: ganarse el corazón de un desconocido, hasta que éste decidiese llevarla a casa.

Esta chica conocía muy bien su objetivo.

Este sujeto de noble corazón es Basil Akwan, quien solía ir a un café local a trabajar desde su computador y a la salida una gatita comenzó a perseguirlo. La pequeña traviesa era Sophie, quien no estaba sola sino que vivía junto a una hermanita. 

La gatita atigrada supo cómo conquistar a Basil.

El par de gatitas resultaron bastante juguetonas e inteligentes. Basil solía verlas a las afueras del café y en más de una ocasión las felinas se acercaban en busca de mimos y algún bocadillo.

Este par sabía que se había ganado el corazón del hombre, así que un día dieron fin al plan.

Basil visitó el café en compañía de su novia y Sophi junto a su hermanita no dudaron en acercarse. Las gatas recibieron los bocadillos que el hombre solía darles pero el momento de la despedida fue bastante diferente.

Sophi no estaba dispuesta a quedarse.

La gata no se apartó de Basil y saltó al automóvil de la novia al momento de ir a casa. Parece que las chicas sabían muy bien qué hacían y no estaban listas para ninguna despedida.

Conmovidos por la situación la pareja decidió adoptarlas.

Sophi se quedó con Basil y su hermana al cuidado de la novia del joven. Ahora, cuatro meses después de la adopción, ella y el hombre son inseparables.

“Solíamos verlos juntos todo el tiempo, siempre esperaban en el mismo lugar a que viniéramos, incluso en los días de lluvia. Se colaban en la mesa para comer y abrazar. Ella es extremadamente juguetona. Consigo sus juguetes todo el tiempo, y la mejor parte es que se ha adaptado a mis hábitos, como dormir», dijo Akwan. 

Aunque fue él quien ejecutó el rescate, para Basil es un honor que la peludita lo haya elegido como su padre. Después de una mirada en retrospectiva, el chico reconoce la estrategia que utilizó la gata para robarle el corazón. 

«Es una relación tan gratificante. Tener un amor tan incondicional no tiene precio, y saber que al volver a casa esta pequeña pelusa estará esperándome hace que mis días sean mejores», dijo Akwan.

Aunque la noche del rescate Basil sólo pensaba compartir con su novia, Sophi parece haberlo planificado todo y ahora hacen una hermosa familia. Ella dejó las calles y ahora el hombre despierta cada día con los ojitos de la gatita desde su camita.

Hay mascotas que eligen a sus dueños y sin duda que Sophi es una de ellas. Comparte en tus redes su increíble historia y envíale a la pequeña tus buenos deseos.