Pareja rescata una gatita callejera con los ojos más hermosos y le da un giro a su vida

Una gatita de hermosos ojos cautivó por completo a una pareja después de merodear por varios días afuera de su casa. Se trata de una minina que por mucho tiempo pasó sus días en la calle hasta que fue vista por Betty H. y su esposo, quienes decidieron ofrecerle una nueva oportunidad.

La gatita de hermosos ojos disfruta de una nueva oportunidad gracias al amor de una pareja.

gatita

La pareja en varias ocasiones había visto a la gatita caminar sin rumbo pero siempre hacía una parada especial alrededores de la propiedad. Por lo que tuvieron que idear un plan para ganar su confianza y brindarle toda la ayuda que necesitaba.

Lucía muy sucia y hambrienta, así que le ofrecieron comida para ir ganándose de a poco su confianza. Betty dijo:

“Comenzamos a dejar comida y agua para ayudarla, ella comenzó a recibir nuestra ayuda”.

Al principio, la pequeña peludita era muy esquiva, pero después de unos días cayó por completo ante la atención de sus cuidadores.

La hermosa gatita tenía un abundante pelaje aunque muy sucio y enmarañado, sobre todo en sus patitas, la punta de su nariz estaba cubierta por una adorable mancha negra y tenías los ojos más hermosos que la pareja nunca antes haya visto en cualquier animalito.

La gatita empezó a merodear la casa de la pareja a finales del 2018.

Esta adorable bola de pelos había conquistado por completo a la pareja quienes estaban dispuestos hacer todo lo posible por mejorar su situación, la alimentaban tres veces al día y cada gesto de amor terminaba por ganarse la confianza de la peludita.

Nadie pareció reclamarla, así que Betty y su esposo decidieron adoptarla, fue llamada Fluffy.

“Al principio, era muy callada, una vez que se acostumbró a que yo estuviera allí, comencé a hablar con Fluffy mientras comía y bebía. De a poco, intenté acariciarla. Era realmente evidente que nunca había tenido un dueño”, dijo Betty.

Fue necesario mucha paciencia y dedicación para que la gatita pudiera rendirse por completo ante las caricias de sus nuevos padres, con el tiempo, fue dejando atrás su temor a las personas y empezó a revelar su personalidad tierna y juguetona.

Fluffy pasó de tener miedo al contacto a pedir muchas caricias y disfrutar ser el centro de atención. Betty comentó al respecto:

“Antes de terminar su vida en la calle, en realidad quería que la acariciaran antes de comer. Realmente me sorprendió ver ese comportamiento”.

No fue sino hasta febrero de 2019 que la gatita se sintió completamente en confianza y empezó a descubrir cada rincón de su nueva cada. La pareja estaba feliz de ver como poco a poco se convertía en un miembro más de la familia.

“Le di el primer baño que probablemente no había tenido. Tenía manchas negras en la nariz y residuos en las patas que eran muy duros de lavar. Le faltaban pedazos de pelos y tenía enormes nudos sucios en su pelaje”, destacó Betty.

Tras su primer baño, la dulce Fluffy ronroneó cuando la pusieron sobre una toalla, luego se acurrucó cómodamente en los brazos de su padre, sin duda, estaba disfrutando de esta nueva vida.

Al poco tiempo, recibió atención veterinaria y la pareja descubrió que la pequeña Fluffy necesitaba mucha más ayuda de la creían.

“Nunca escuché a un gato ronronear tan fuerte. Más tarde, cuando la llevamos al veterinario, descubrimos que tenía una serie de problemas: tenía parásitos, una infección estomacal y ácaros en el oído”, dijo Betty.

Para quitarle todos los nudos sin lastimarla fue necesario cortarle el pelaje, también recibió un tratamiento especial que la ayudó a mejorar sus problemas de salud.

Fluffy no solo había encontrado unos padres amorosos, también contaba con una compañera de juego que rápidamente se convirtió en su cómplice de aventuras, una gata llamada Lacie que la pareja ya había adoptado.

Fluffy ha demostrado que es una gata muy juguetona y con mucha energía.

Para esta pareja es una inmensa alegría contar con una peludita tan tierna y juguetona, al llegar a casa, Fluffy siempre los espera cerca del sillón como si se tratara de una invitación directa para que lleguen a darle todos los mimos que se merece. Al respecto, Betty destacó:

“Cuando llego a casa del trabajo, Fluffy espera en la ventana hasta que salga de mi auto. Tan pronto como abro la puerta principal, Fluffy están en la parte superior del sillón, junto a la puerta, esperando para saludarme”.

Ya han pasado dos años desde que Fluffy fue rescatada y ahora luce completamente sana y feliz, sus ojos cobraron un brillo especial y sigue conquistando a sus personas favoritas con su infinita ternura e incomparable belleza.

Gracias al amor y la paciencia de esta pareja, una gatita logró salir de las calles y disfrutar de un verdadero hogar. Cuando queremos ser puente de amor en la vida de un animalito vulnerable, no hay excusas, solo ganas y disposición para hacerlo.