De haber perdido sus ojos y con un futuro incierto al mejor terapeuta de una anciana moribunda

Donny fue encontrado vagando en un estacionamiento cuando era tan sólo un gatito, estaba muy enfermo y necesitaba ayuda desesperadamente. Él fue rescatado por el grupo North Shore Animal League America en New York, quienes hicieron un arduo trabajo por recuperar la salud del animalito.

Desafortunadamente, los ojos de Donny no se desarrollaron completamente al nacer y nunca pudieron funcionar como los de cualquier gatito, esto llevó a sus rescatadores a tomar la difícil decisión de removerle los ojos.

Donny sólo quería un vida normal junto a una familia amorosa 

Poco tiempo después de su cirugía, descubrieron que algo más aquejaba al pobre Donny, tenía una condición neurológica que le causaría problemas de equilibrio muy severos, esta condición se llama hipoplasia cerebral.

Así fue como el tembloroso gatito fue llevado a un hogar temporal, Beth Stern se encargaría de él, hasta que Donny encontrara su familia definitiva. Aunque algunas veces se vuelve una tarea difícil encontrar un hogar para una mascota con necesidades específicas, este no fue el caso, pues la persona indicada apareció en la vida de Donny rápidamente.

Así fue como comenzó la gran aventura que sería su vida.

Una mujer llamada Susan Smith estaba revisando su Instagram, en marzo 2016, cuando vio una foto de Donny y fue amor a primera vista. Aunque ella y su esposo no querían adoptar otro gatito decidieron ir a conocer a Donny y una vez vieron cuan especial era, se dieron cuenta que llevarían otro gatito a casa.

Desde que Donny puso un pie en la casa no hubo quien lo parara, y aunque al comienzo se tropezaba con todas las cosas que tenía enfrente suyo, él nunca se rindió; su espíritu aventurero es inquebrantable. Desde ese momento Susan supo que él era un gatito especial.

Es imposible no caer rendido ante la ternura de Donny.

Después de haber pasado por tanto sufrimiento, la familia de Donny sigue sorprendida de lo despreocupado, cariñoso y feliz que es el gatito; él tampoco para de sorprender a sus dueños al demostrarles que sin importar los obstáculos que la vida le ponga, él los superará.

Susan piensa que él no tiene idea de lo diferente que es a otros gatos, él hace todo lo que los demás gatos hacen, incluyendo escalar hasta la cima del perchero para gatos, lanzándose de las alturas cuando quiere hacer otra cosa. Por su temerario comportamiento, ella ha tenido que tomar múltiples precauciones, poniendo almohadas junto a los lugares de los que le gusta lazarse.

Todo quien conoce a Donny nota lo amistoso que él es, lo que le dio la idea a su dueña de inscribirlo en un programa como gato terapéutico. Ella sabía que él tenía el temperamento ideal para ayudar a otras personas y esperaba que él lo disfrutara también.

Donny sabía que debía compartir todo el amor que hay en él con el mundo.

Una vez que comenzó, Donny parecía haber nacido para hacer ese trabajo. Él visita mayormente pacientes con Alzheimer y demencia; su trabajo como gato terapéutico es crear un vínculo con sus pacientes, pasando tiempo con ellos mientras les da su cariño, lo que él adora hacer.

Para Susan, Donny se convierte en un gato desconocido, pareciera que el gatito sabe que tiene un trabajo muy importante en sus manos, pues en casa nunca pasaría tanto tiempo dejándose acariciar por alguien.

Donny sabe qué es lo que sus pacientes necesitan para mejorar

Desafortunadamente Donny se vería en la necesidad de utilizar sus habilidades con un miembro de su familia pues la abuelita de Donny, madre de Susan, fue diagnosticada con cáncer de pulmón, por lo que tuvo que permanecer mucho tiempo en el hospital.

En esos momentos tan difíciles la familia de Donny supo que él sería el compañero perfecto para animar a la abuelita en su recuperación. Susan comenzó a llevar a Donny al hospital durante las horas de visita y era increíble como el gato con su dulzura parecía ayudar a la abuelita.

No hay nada como cariño sincero en momentos difíciles

Susan Smith

El proceso de recuperación de la madre de Susan fue muy agresivo al comienzo, pero, por suerte, el tumor se encogió más rápido de lo que se había esperado y ahora la abuelita se encuentra libre de cáncer.

Donny ayudó a la abuelita, animándola durante todo su proceso de recuperación, tanto en el hospital como en casa, y Susan cree que parte de la milagrosa recuperación se la deben al gatito.

Donny ama a su abuelita 

Donny no sabe que en su vida ha tenido que superar más retos que los demás gatos, y es que, su actitud positiva ha inspirado la vida de las personas que han recibido su cariño. Él adora demostrarles a las personas que cualquier cosa es posible y seguirá haciéndolo a través de su trabajo como gato terapéutico por mucho más tiempo.

¡Te invitamos a compartir esta historia con otras personas para que como Donny nunca se rindan ante las adversidades que la vida les pone en su camino y para que nunca descarten adoptar algún animalito necesitado!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!