Gatito hallado afuera en el frío justo a tiempo, se transforma en una dulce máquina de ronroneos

Un pequeñito gatito de horas de nacido tuvo un triste comienzo después de que fuera dejado por su mami. Pero por suerte, fue salvado del abismo y quién diría en lo que se convertiría meses después.

Caroline Grace, una voluntaria del santuario Saving One Life, fue alertada sobre el minino recién nacido, que necesitaba desesperadamente alimentación con biberón.

Tenía menos de 24 horas de nacido y había sido rescatado por un hombre amable llamado Brent.

Brent cuida con regularidad a los gatos salvajes de su vecindario. Cuando descubrió que una gata había dado a luz, inmediatamente construyó un refugio para que la madre salvaje y sus bebés pudieran tener un lugar seguro y cálido para quedarse.

«Cuando mamá trasladó a los bebés al refugio, dejó uno atrás. Brent esperó para ver si regresaba por su bebé que gritaba, pero no lo hizo», contó Caroline.

Brent trató de colocar al gatito rezagado en el nido que él mismo construyó para que estuviera con mamá y el resto de la camada, pero se sorprendió al encontrarlo removido por la madre.

«Ella no quiso al bebé una vez más y lo puso de nuevo en medio del frío», relató Caroline.

En este punto, Brent sabía que tenía que intervenir y llevó al gatito adentro para calentarlo. Luego comenzó a llamar a los rescates para pedir ayuda. «Los recién nacidos son tan frágiles que cuando llegó a mí, el gatito estaba hipotérmico y no respondía», dijo Caroline.

Caroline decidió bautizar al minino Toby

«Pasé todo el primer día trabajando para calentar a Toby lo suficiente como para alimentarlo y brindándole cuidados de apoyo para que siguiera adelante».

Incluso cuando su temperatura corporal volvió a un punto seguro, Toby todavía estaba demasiado frágil para agarrarse y comer. Caroline comenzó un estricto protocolo de cuidados extremos y alimentó al gatito con sonda durante todo el día durante los siguientes tres días. Al cuarto día, el pequeño finalmente venció la batalla cuando ganó suficiente fuerza para mamar.

«Comenzó a volverse más fuerte y saludable cada día y su personalidad comenzó a florecer. Con solo cinco días de nacido, comenzó a ronronear. Ronroneaba después de cada comida mientras lo sostenía», recuerda Caroline.

A pesar de su diminuto tamaño de apenas una pinta, Toby se convirtió en una constante máquina de ronroneos bastante fuerte que parecía encenderse cada vez que lo tocaban.

Se tragaba la comida como un campeón y se volvía de espaldas para que le frotaran la barriga después de cada comida. El pequeñito feliz simplemente no podía tener suficiente del afecto de su madre adoptiva.

Poco tardó en que le creciera un adorable vientre fornido. A los 11 días de nacido, sus ojos se abrieron de par en par y dio su primer vistazo al mundo.

«Se arrastró e incluso asomó la cabeza para investigar lo que estaba pasando a su alrededor», compartió Caroline.

El dulce gatito ronronea sin parar desde que descubrió su pequeño y poderoso motor. Insiste en que lo carguen y lo lleven por la casa siempre que esté con su madre adoptiva.

La dulce jornada de recuperación de este minino calentará tu corazón, no te las puedes perder en este video:

Ahora que Toby ya tiene la fuerza para caminar, ya está perfeccionando sus habilidades felinas y explorando cada rincón y grieta que puede encontrar.

Lo más dulce del pequeñín es que tiene una mirada muy convincente que le permite conseguir todo lo que quiere en la vida. Todo lo que necesita hacer es mirar fijamente a sus humanos, y ellos felizmente lo complacen.

Instintivamente sabe que las vueltas son para acurrucarse y tomar una siesta.

«A las 3.5 semanas de edad, todavía ronronea constantemente. Le encanta que lo carguen y que le den besos en la cara. Está comenzando a ser más juguetón a medida que descubre juguetes y su entorno», compartió Caroline.

«Le encanta subir y bajar por mis piernas y explorar toda la habitación. Me hace saber si necesita algo mirándome directamente a los ojos y gritando».

Toby ha hecho un progreso increíble y se convirtió en un gatito sano y fornido. Le gusta gatear sobre el regazo de Caroline y acariciar sus brazos antes de ronronear para dormir.

«Le encanta mirarme a la cara. Se da la vuelta sobre su espalda después de las comidas y solo quiere mirarme a la cara. También le doy masajes en la barriga que provocan ronroneos interminables», agregó Caroline.

«Es tan dulce verlo descubrir cosas por primera vez como juguetes, la caja de arena y cómo trepar. Es el chico más dulce y cariñoso y quien lo adopte tendrá mucha suerte», concluyó su madre temporal.

Realmente parece increíble que una criatura tan indefensa y diminuta pueda desprender tanta dulzura y generarnos tantos sentimientos de ternura y amor. La familia elegida para ser su hogar para siempre sin duda será la más afortunada. ¡Comparte!

WordPress › Error

Ha habido un error crítico en esta web.

Aprende más sobre el diagnóstico de WordPress.