Gatito rescatado de un muro de hormigón se gana el corazón de su rescatista

Un gatito rescatado de un muro de hormigón demostró ser un verdadero guerrero y luchar por su vida. La persona que lo vio por primera vez se contactó con Little Wanderers NYC en Bronx, Nueva York.

Su estado era realmente lamentable, estaba desnutrido y cubierto de pulgas, con la poca fuerza que le quedaba maullaba suplicando ayuda.

Gatito encontrado en un muro de hormigón lucha por su vida y logra el final feliz que se merece.

gatito

Los voluntarios del grupo de rescate acudieron al lugar para salvarlo y rápidamente lo trasladaron al veterinario. El grupo de rescate comentó:

“Los llamamos Clayton (como lo encontraron en Clay Avenue). El personal veterinario lo admitió de inmediato para estabilizar su temperatura, que era peligrosamente baja”.

Tras realizarle un examen detallado, le personal estimó que tenía cerca de 8 meses de edad, estaba muy por debajo de su peso y tenía un infección en las vías respiratorias.

Aunque estaba muy débil, hacía lo posible por levantar su cabecita y llamar la atención.

“Clayton tenía hipotermia, una grave infección de las vías respiratorias superiores y úlceras en la lengua. Estuvo al borde de la muerte, pero volvió a la vida a las pocas horas del rescate”.

Afortunadamente, contaba con el apoyo de un increíble grupo de personas que con mucho amor y paciencia lo ayudaron a superar sus problemas de salud.

Después de una gran batalla, el gatito abrió sus ojos y logró respirar mucho mejor. Era necesario controlar su temperatura corporal por lo que pasó varios días en una manta térmica.

“Este gatito está tan dulce que ronroneaba cuando el personal médico lo miraba.

Nuestra conjetura colectiva es que estuvo afuera durante tres semanas o más en función de su condición.

Es un verdadero gato amistoso, por lo que no entendemos por qué nadie dio un paso al frente”.

Debido a las úlceras de su lengua, el mayor desafío para los rescatistas es que lograra comer por sus propios medios. Pero esto no lo limitaba a revelar su adorable personalidad, ronroneaba y jugaba en todo momento. Al respecto el grupo de rescate comentó:

“Una sonda de alimentación lo ayudaría a superar la joroba y proporcionaría nutrición para estimular su sistema inmunológico mientras permite que su tracto digestivo superior sane”.

Tras varios días de lucha, este valiente gatito demostró que aún tenía mucho por vivir, poco a poco fue dando grandes mejorías y finalmente fue dado de alta.

Rebeccah L. una voluntaria de Little Wanderers NYC lo acogió en su casa y le brindó todos los cuidados y el amor que necesitaba. Con los días demostraba que estaba ganando fuerza y finalmente comenzó a comer como todo un campeón.

El dulce gatito llegó a comerse hasta dos latas y media por día, superó cualquier obstáculo contra viento y marea.

Estaba listo para ser dado en adopción, pero Rebeccah no podía imaginarse su vida sin él, así que optó por adoptarlo, el pequeño gatito milagro oficialmente era un miembro más de su familia.

Hoy día Clayton es un gatito completamente fuerte y saludable, cada vez que su madre lleva a casa un peludito de acogida, él se ofrece a ayudarla dándole mucho amor a los peluditos más vulnerables. Les da el mismo amor que recibió cuando fue rescatado.

“Clayton significa todo para mí. Me despierto la mayoría de las noches y él se acurruca en mis brazos. Es el papá gato perfecto para todos mis gatos de acogida.

Es muy paciente, amable y divertido. Me río todo el tiempo de sus peculiaridades y gestos.

Es el chico perfecto. Es por eso que lo adopté. Tengo suerte de tenerlo.

La gente quiere una mascota perfecta, pero los raros son los perfectos”, concluyó Rebeccah.

Esta adorable bola de pelos ha recorrido un largo camino para poder disfrutar de la vida amorosa que tiene.

Infinitas gracias a todos los que rescatan, adoptan y hacen que la vida de los peluditos sean un hermoso testimonio de amor y trabajo en equipo.