Gatito que pasó años en las calles rasca la puerta de una casa pidiendo que lo dejen entrar

Jaelle, de Quebec, Canadá, se sorprendió al encontrar un gato de la calle en su patio trasero rascando la puerta y suplicando que lo dejaran entrar. Nunca había visto al gato hasta ese día, en medio del amargo invierno canadiense.

Jaelle, que se ofrece como voluntaria para One Cat At a Time, inmediatamente abrió la puerta para el dulce felino.

El chiquillo que pasó años en las calles, tocó la puerta de una casa como si intuyera que ahí estaba su salvación

calles

El gato atigrado naranja se veía un poco desmejorado. Tenía frío, hambre y estaba enfermo. Jaelle se acercó a Marie Simard, fundadora de One Cat At a Time, y le pidió ayuda.

«Nuestro rescate se especializa en gatitos huérfanos, pero él estaba pidiendo ser salvado en la puerta y no podíamos dejarlo afuera. Tratamos de encontrar al dueño, pero no había microchip. Tenía entre 6 y 7 años, no estaba castrado y nadie lo buscaba. Lo más probable es que los dueños anteriores lo abandonaron afuera hace mucho tiempo«.

El minino realmente estaba desmejorado y su carita de desolación partía el alma a cualquiera

El gato fue llevado de urgencia al veterinario y tuvo que ser hospitalizado durante unos días debido a una serie de problemas de salud. Estaba cubierto de pulgas, lesiones de batalla y cabello enmarañado.

También dio positivo en FIV (virus de inmunodeficiencia felina) y tenía parásitos, muchos problemas dentales e infecciones de las vías respiratorias superiores.

El dulce Aslan aún estaba a tiempo de ser feliz

A pesar de todo, el tierno felino estaba muy agradecido de que al fin lo cuidaran. Estaba muy frágil, pero ronroneaba sin parar mientras lo trataba el equipo veterinario, con el apoyo total de One Cat at a Time.

Después de afeitarse todo el pelaje enmarañado y obtener la medicación adecuada, el sufrido minino finalmente pudo comenzar a curarse.

Fue nombrado Aslan por el león de Las Crónicas de Narnia. Es un misterio cómo terminó en las calles, pero ese día eligió a la familia perfecta para que lo ayudara y obtuvo una nueva oportunidad de vida.

Una vez que Aslan fue dado de alta del hospital, Jaelle lo acogió en un hogar de crianza, para que pudiera continuar su recuperación en la comodidad de un hogar lleno de amor.

Tenía varios hermanos peludos con los que acurrucarse y sanar todas sus heridas

«Es muy amable y cariñoso. Ronronea con gratitud y está muy feliz de volver a ser un gato de interior», compartió Marie.

Aslan estaba encantado de tener buena comida y camas cálidas. Comía hasta el contenido de su corazón en cada comida y descansaba cómodamente, recuperando el sueño perdido.

Durante su recuperación, una gata residente llamada Cleo, tomó a Aslan bajo su protección. Ella le hizo compañía después de su cirugía dental y ocular y siempre estaba cerca, lista para colmarlo de abrazos.

¡Ahora vive como siempre lo había soñado!

Jaelle no planeaba adoptar otro gato, pero sabiendo cuánto se necesitaban Cleo y Aslan, no podía separarlos. Aslan se arrastró rápidamente hasta el corazón de la familia. Quizás, supo desde el primer día que este era el lugar donde debía estar.

Durante los siguientes meses, Aslan se recuperó y recuperó la buena salud. Todos los días, estaba rodeado de amigos peludos como si todos desempeñaran un papel en su recuperación.

El dulce gato naranja tiene ocho años y vive la vida de sus sueños. Ya no tiene que luchar por comida o refugio ni enfrentarse al frío glacial. Tiene una gran familia que lo adora en pedazos.

Aslan vive como un rey con todos los lujos que se merece. Continúa dando abrazos a todos los que lo rodean y no tiene ninguna preocupación en el mundo. Esta bella historia con final feliz es la que merecen todos los mininos sin hogar.

Más noticias sobre: