Gato de exterior finalmente acepta a la familia que se mudó a «su» casa

Heather Melanson y su prometido, se llevaron una gran sorpresa cuando al llegar a su nueva casa se encontraron con un adorable gato que se creía el señor de la propiedad.

Es bien sabido que no es fácil lidiar con los cambios que nos pone la vida, muchos se terminan aceptando tras un largo proceso donde la paciencia y la serenidad son protagonistas.

Algo que debió practicar la pareja durante meses, hasta que finalmente lograron conquistar a un gato algo gruñón que tras vivir por mucho tiempo solo, no aceptaba ningún gesto de cariño y miraba a Heather y su prometido como si se trataran de unos intrusos.

La pareja llamó al gato Carrot Cake.

gato

Cuando la pareja llegó a la casa, el gato no tenía ninguna intención de interactuar con los nuevos dueños de la propiedad. Al parecer, el dulce Carrot Cake tuvo hogar en algún momento, pero al permanecer tanto tiempo solo se acostumbró a vivir en plena libertad.

Melanson comenta que los primeros días solo paseaba por el patio y los miraba desde la distancia, no dejaba que se le acercaran ni mucho menos que lo acariciaran. Lucía deteriorado, estaba un poco delgado y con algunas partes de su pelaje enmarañado.

«Lo veíamos caminar por nuestro jardín, pero nunca nos dejaba acercarnos a él», dijo Melanson.

Pasaron varios meses después de la mudanza y Carrot Cake seguía evitando a la pareja, pero recientemente mostró un pequeño cambio en su conducta que agitó el corazón de alegría de Melanson y su pareja.

El gato estaba caminando por el patio cuando Melanson le extendió la mano y sorprendentemente se acercó. La mujer comenta al respecto:

«Me dio golpes de cabeza y corrí a buscar algo de comida húmeda”.

Desde entonces, el gatito ha regresado diariamente no solo a buscar comida sino que responde a todas las caricias.

Al parecer, ha comprendido que la pareja solo quiere consentirlo y ofrecerle lo mejor, su relación ha avanzado tanto que incluso Carrot Cake permitió que Melanson recortara el pelaje enredado que tenía en su vientre.

La pareja pudo concluir que en un momento alguien lo cuidó lo suficiente como para ponerle un collar antipulgas. Aunque desconocen el motivo por el que sus antiguos dueños lo hayan abandonado, ellos estaban dispuestos a ganarse su confianza y brindarle todos los cuidados que necesitaba.

Aunque tenía el collar el gato estaba cubierto de garrapatas y pulgas.

Fue necesario mucho tiempo y paciencia para que le gatito se sintiera cómodo con la pareja, el proceso ha sido lento, pero están felices de haberse ganado su confianza.

«Él ya ha entrado en nuestro pasillo, pero no entrara a la casa hasta que todas sus pulgas se hayan ido. Por ahora, mantenemos su comida y agua en nuestro pasillo de entrada y lo dejamos entrar y salir cuando le plazca», destacó Melanson.

La pareja se ha tomado todo este tiempo con la mayor calma posible para no asustar al gatito y que se sienta tan libre como cuando estaba solo.

Afortunadamente, Carrot Cake los reconoce como personas de bien y ya los trata oficialmente como su familia. Al respecto Melanson comenta:

«Nos sentimos tan especiales por haber sido elegidos después de tanto tiempo. Lo amamos y creo que él también nos ama”.

Lo que parecía imposible al principio, terminó como la alianza más tierna entre dos personas y un gatito que abrió su corazón para convertirse en un miembro más de la familia.

A algunos animalitos les lleva más tiempo confiar en las personas, sobre todo si han sido maltratados en el pasado. Pero con paciencia se gana el amor que tanto necesitan.

Cuando animales como él aprenden amar es gratificante para ambas partes y se convierte en una de las historias más bellas del mundo. Ojalá más peluditos tengan la dicha de disfrutar de una verdadera familia que les ofrezca todo el amor y paciencia que necesitan para salir adelante.

Más noticias sobre: