Gato callejero consuela un triste perrito que no verá nunca más a su familia

Un perrito fue consolado por un gato que había sufrido los estragos del abandono y el desamparo, y a pesar de eso, tenía mucho amor para dar. Fue sensible al dolor de su compañero.

Los perros y los gatos pueden tener una relación maravillosa y por suerte, aquí encontrarás cientos de historias en los que el amor incondicional y la camaradería están por encima de las diferencias.

La historia que compartiremos hoy contigo ocurrió en Corea del Sur y ocurrió en un departamento donde un perrito fue dejado atrás por sus amos.

Aunque abandonado por sus amos, este perrito jamás se alejó de su antiguo hogar con la esperanza de que volvieran

perrito

La familia se trataba de una amorosa pareja de ancianos que un día tuvieron que trasladarse a una casa de cuidados para adultos mayores.

Aunque quisieron llevarse consigo al perro que había sido su fiel mascota por años, no pudieron, pues en el albergue para ancianos no permiten las mascotas, así que no tuvieron más remedio que dejarlo atrás.

Lamentablemente la pareja no tuvo cómo contactar al personal de un refugio o alguna institución que les ofreciera una solución para no desamparar a su mascota.

Pronto el perrito se vio en las calles, completamente solo, pero su amor y lealtad por la pareja de ancianos era tanta, que no se fue del edificio.

Por el contrario, siempre se lo veía allí, en la fachada de la misma torres de departamentos donde vivió por un tiempo con sus antiguos amos.

Mira a continuación cómo fue la historia de este par de animalitos que se conocieron en la adversidad

Pronto los vecinos notaron la presencia insistente del perrito. El animal insistía en echarse solo en un rincón de la puerta, donde no se metía con nadie. Las personas del edificio fueron tolerantes con él y hasta dispusieron que tuviera una manta para que no sufriera de frío.

Un buen día el perrito encontró un buen amigo para pasar sus días de abandono y soledad. Se trataba de un gato amarillo, vagabundo como él, que estaba siempre a su lado, reconfortándolo y acompañándolo.

El perrito y el gato se volvieron inseparables.

Los vecinos estaban realmente admirados con esta amistad y contribuyeron lo más que pudieron con el cuidado del par de animales desamparados, suministrándoles comida.

Sin embargo, el invierno estaba cerca y sabían que difícilmente el perro y el gato resistirían las bajas temperaturas, era imperioso encontrarles un buen lugar para vivir.

Inseparables, ambos se acurrucaban para darse calor

Fue así como solicitaron la ayuda de un grupo de rescatistas expertos que se dispusieron a atrapar a las huidizas mascotas para darles la oportunidad de una nueva vida.

Después de una estrategia tediosa que le tomó muchas horas, los voluntarios lograron atrapar al perro y al gato con la ayuda de una red.

Ambos fueron llevados cuanto antes con el veterinario y el especialista les aseguró que ambos estaban muy bien de salud.

Lo que ahora se espera es que el perrito y el gato, que de momento carecen de nombre, encuentren a una familia amorosa que desee adoptarlos juntos, ya que separarlos es imposible.

Necesitan encontrar a una familia que esté dispuesta a abrir las puertas de su corazón y de su hogar para los dos, porque el vínculo tan especial que crearon no puede romperse. Ellos se han convertido en hermanos, se aman a pesar de las diferencias.

Ahora esperan de una familia amorosa que desee hacerse cargo de ambos

Hay casos como este, que comprueban cuánta nobleza hay en el corazón de los animales, ellos saben amar sin espacio para las diferencias y de la manera más leal del mundo.

Ojalá que este perrito y el gato encuentren la protección que se merecen en un cálido hogar en el que puedan pasar el resto de sus vidas.

A través de su amistad le ofrecen a todos una valiosa lección que no debería ser olvidada: el amor todo lo hace posible. Confiamos en que pronto para ellos el dolor quede atrás para abrirle paso a la felicidad.

Más noticias sobre: