Gato de tres patas vuelve por fin al hogar donde conoció la bondad de una familia

Un gato de tres patas conoció el amor verdadero después de que su corazón quedara roto por la partida de quien más amaba.

Aunque estamos más acostumbrados a los gatos como animales de compañía, la realidad es que son muchos los que viven expuestos al fragor y a los embates de la vida en las calles. Pero también hay muchas personas de buen corazón, que velan por ellos y los rescatan, lo cual ellos siempre agradecen.

El pobre gato deambulaba por las calles

gato

Uno de estos casos es el de Bubby, un hermoso gatito pelirrojo que fue encontrado por un hombre mientras deambulaba perdido y solo en la ciudad. El encuentro entre este minino y su salvador sucedió hace ocho años en Canadá. Desde entonces volvieron inseparables.

Al callejero le faltaba una de sus patas y parte de su cola. Y así, tal como era se robó el corazón, el afecto y el cariño de su papá humano. A partir del primer día el gato entró a su nuevo hogar por la cocina y la hizo suya. Pero además, hizo un nuevo mejor amigo llamado Seson, otra mascota de la casa.

Season, su mejor amigo

A pesar de que no le hacía mucha gracia ser un gato casero y de su discapacidad, este maravilloso felino de tres patas iba todos los días a la puerta de su colega a buscarlo para salir en busca de aventuras, hasta que Seson, desafortunadamente falleció.

Si bien ya su mejor amigo ya no se encontraba presente, Bubby continuó sus visitas regulares a la casa del hombre y todos en la familia cuidaron de él  mucho amor. Pero, un nefasto día el hombre a quien tanto quiso y que le sacó de las calles falleció. Esto desconcertó a la familia que tampoco volvió a saber del gato.

Su corazón quedó roto en mil pedazos

En 2019, Ray Pinsent, vecino de la famila de Bubby lo vio y recordó el hermoso vínculo que había entre él y su difunto responsable. El atigrado se había vuelto más viejo y más débil, después de pasar años difíciles en las calles.

Se volvió agresivo, pero además necesitaba atención médica con urgencia. Ray trató de encontrarlo y llevarlo a buen resguardo, pero después de meses de intentarlo, el inteligente felino lo evadió.

Cuando llegó el duro invierno canadiense, Ray se preocupó de que el gato no pudiera aguantar. Llamó a la puerta de la casa del hombre que ahora tenía un nuevo dueño y preguntó por el gato.

La propietaria solo veía a Bubby de vez en cuando y no le prestaba atención. Ray le suplicó que, de ahora en adelante mantuviese la puerta abierta y le avisara cuando viera al gato para acudir a buscarlo.

Al día siguiente, ella lo llamó para decirle que el gato estaba allí, sentado en su cocina. Ray dejó todo y fue a recogerlo. No estaba seguro de si Bubby lo lograría, pero lo mínimo que podía hacer era darle una oportunidad.

“Bubby estaba deshidratado, golpeado y todo. Fue enviado al veterinario y no habría sobrevivido a otra tormenta”, compartió Sarah MacLeod, voluntaria de Exploits Valley SPCA Adoptables.

Mientras el gatito naranja comenzaba su proceso de curación en el refugio, la hija del difunto se encontró con una publicación pidiendo más información sobre Bubby.

“Ella se adelantó y me contó la historia de Bubby. Lloró cuando lo vio y le llevó sus platillos favoritos”, dijo Sarah.

Afortunadamente, el minino se encuentra estable y ahora come de los platos de los que una vez comió en la casa que tanto amó. Gracias al hermoso lazo con el humano al que nunca olvidará.

Es una historia que emociona a cualquiera. Es importante que la comunidad reconozca los beneficios que aporta la presencia de gatos y perros callejeros a nuestras vidas.