Gato mira preocupado mientras la abuela «opera» a su peluche favorito

Todas las mascotas tienen un juguete favorito con el que duermen y sin el cual no pueden vivir. Para Lucas, el lindo gato, es un leopardo de peluche de su mismo tamaño. El peluche ha vivido con Lucas desde que era solo un gatito. Ahora tiene cuatro años, pero nunca deja de amar a su juguete favorito.

Los dos amigos han formado un fuerte vínculo y ahora son inseparables. Lucas siempre lleva a su amigo a donde quiera que vaya. Incluso si su preciado juguete es viejo y harapiento, no parece importarle y todavía lo ama mucho.

La abuela de Alana quiso tener un lindo gesto con el gatito de la casa

La madre de Lucas, Alana, obtuvo el juguete en su zoológico local, junto con algunos otros animales de peluche. Por lo general, al gato le importaban muy poco los juguetes o animalitos de felpa de su dueña, pero desde que este llegó a la casa, Lucas no ha podido apartarse de él.

Desafortunadamente, el juguete de Lucas no ha soportado muy bien el paso del tiempo. Por más que sea es un peluche, así que es normal que se desgaste. Cuando la abuela de Alana se mudó para vivir con ella, notó de inmediato que el pequeño leopardo no estaba en su mejor momento.

La anciana sintió un cariño tan especial por Lucas, que quiso tener un gesto con el gatito, así que decidió hacerle algunos ajustes a su peluche favorito. Ella buscó su cesta de costura y se dispuso a dejar al amado leopardo de Lucas como nuevo.

Lucas ha tenido este juguete durante probablemente cuatro años, y se rasgó debido al desgaste propio del tiempo. La abuela de Alana no pasó el detalle por alto, así que de inmediato puso manos a la obra para que el peluche estuviera mejor y pudiera acompañar al gato de la familia algunos años más.

La abuela recogió el relleno y comenzó a repararlo. Lucas estaba fascinado por lo que su abuela estaba haciendo con su juguete favorito, por lo que se sentó muy cerca de ella y esperó pacientemente. Él estuvo allí todo el tiempo, asegura Alana. Él estaba muy interesado en lo que estaban haciendo a su amado peluche.

Tan pronto como se reparó el juguete y estaba como nuevo, Lucas quedó encantado con los resultados. «¡Lucas estaba muy feliz!» Dijo Alana. Esperamos que disfrute muchos años más con su peluche favorito.

Lucas no puede estar más feliz con su amado peluche

¡Qué dulce gatita! Si amas a Lucas, ¡comparte esta historia con tus amigos y familiares!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!