Un gato sin hogar conoce a gatitos huérfanos y comienza a cuidarlos como propios

Hasta para un solitario gato, encontrar un amigo es hallar un tesoro. Y es que, a nadie le gusta estar solo en la vida, y esto aplica también para los animalitos. Entre ellos surgen lazos de amistad, tal y como lo demuestra Harrow.

El gato resultó ser el mejor amigo felino del mundo

Gato

Harrow es un dulce gato otoñal, quien no se las ha visto fáciles en las calles de Los Ángeles, Estados Unidos. Luego de que su antiguo cuidador falleciera, nadie más se hizo cargo de él y quedó desolado.

Gato

Por fortuna, pudo ser rescatado por Alley Cat Rescue y llevado al albergue ubicado en su sede hace poco más de un año. Desde entonces, Harrow solo se ha dedicado a brindar amor y cobijo a los demás gatos sin hogar como él.

El viejo gato parecía un tigrito en miniatura, debido a su diminuto tamaño y al color de su pelaje. Varias veces intentó regresar a su hogar, pero nunca logró ingresar y terminó viviendo a la intemperie.

Según los rescatistas voluntarios, para el momento de ser hallado, el gato padecía de estomatitis, problemas de hígado y algunos dientes rotos. También se dieron cuenta de que Harrow jamás había sido debidamente castrado.

“Tenía estomatitis, enfermedad hepática y se le rompieron los dientes. Era un gato macho intacto, nunca castrado”, aseguraron portavoces de la organización Alley Cat Rescue.

Además, el tierno y amoroso animalito presentó una serie de lesiones cutáneas y cicatrices en su cuerpo. Y es que, cada día que se pasa en la calle cobra factura, no perdona, en verdad.

A pesar de que, también una de sus pequeñas orejas estaba fuertemente infectada, sin embargo, Harrow se mostraba feliz y agradecido de haber sido encontrado y apoyado.

De inmediato, el gato fue evaluado por un veterinario especialista quien le aplicó el tratamiento necesario para que pudiera ir aliviándose. Harrow comenzó a ganar peso y se recuperó de la infección extendida incluso hacia las vías respiratorias

También, su hermoso pelaje mejoró mucho y, para animarlo aún más, los rescatistas lo dejaron junto a dos pequeños felinos. Nada hizo más feliz a Harrow, quien de inmediato los acogió con mucho amor en su regazo.

“Ronroneó durante todo el examen en el veterinario. Parecía estar hablando con todo el personal de la clínica que lo atendió de lo feliz que era al lado de sus nuevos amigos”, añadieron desde Alley Cat Rescue.

Fue una delicia ver a Harrow al lado de los pequeños peludos, y a ellos como estaban de fascinados con su nuevo padre adoptivo. Se trata de una pequeña llamada Stella, quien también fue extraída de las calles por el centro de rescate.

Ella también necesitaba el calor de un amigo, y definitivamente llegó al lugar más indicado para encontrarlo. La pequeña se acurrucó junto al viejo minino, tratando de subirse en su lomo.

La otra pequeña bola de pelos adoptada por Harrow fue bautizada con el hermoso nombre de Noelle. No paraba de llorar hasta que lo conoció. La verdad es que, para el abuelo gato, cuidar de ambas ha sido su mejor medicina.

En retribución, Stella y Noelle encuentran amor y refugio en él, y el viejo se siente feliz por eso. Harrow toma dulcemente a Noelle bajo su pata, mientras ella ronronea plácida y segura como un bebé.

El amor que da a todos los felinos a su alrededor es infinito

Harrow siempre quiere estar cerca de las gatitas. Ellas están felices de tener un gato cálido quien las proteja. La intención del valioso personal de Alley Cat Rescue es brindarle más alegría a Harrow por el resto de sus días.

Ahora, los tres la pasan de lo lindo. Es su turno de seguir disfrutando de su mutua compañía y ser felices. Ojalá que, a través de historias como esta logremos aprender de los animales valores tan preciados como son la nobleza y la amistad.