Este adorable Golden Retriever ha suplantado a la madre de estos tres pequeños patitos

En este mundo existen familias de todo tipo, unidas por el amor más que por cualquier lazo sanguíneo, como es el caso de este hermoso Golden Retriever, llamado The Dude, quien se ha encargado de criar a estos patitos como si fuera su madre.

El perro conoció a los patitos cunado tenían apenas un día de vida, él nunca había visto algo parecido. Su dueña, llamada Ellen, dice que él ponía una cara como diciendo ¿Qué son estas criaturas alienígenas? Pero su impresión no lo hizo dudar ni un momento en adaptarse a su rol de mamá pato.

Esta fue la primera impresión del perro al verlos.

Ahora el perrito está criando a estos tres patitos bebés llamados Marge, Dot y Frances. Una vez bien olfateados y conocidos, The Dude los recibió uno a uno mientras ellos intentaban escalar sobre su cuerpo, buscando el lugar perfecto para descasar.

Al igual que él, los tres patitos estaban impresionados con esta nueva criatura, era como si se preguntaran si él estaba ahí para cuidarlos o para comérselos, comentó Ellen.

Ellos son Frances, Dot y Marge.

Pero, al igual que pasó con el perro, sus dudas se desvanecieron rápidamente y ellos pasaron a concentrarse más en acurrucarse en su hermoso pelaje que a preguntarse qué era su nueva mamá pato.

Los tres patitos tienen una afección especial por su pelaje, en especial el de su cola, pues esta ahora les sirve como nido en el cual pueden descansar mientras reciben el calor de su madre.

Cada uno de los patitos ha creado un lazo de amistada con el perro.

Ellos adoran montarse encima del perro y lo persiguen a cualquier lugar que el perro vaya, ellos lo siguen como si fuera su compañero pato gigante, dice Ellen.

Cómo The Dude es un niño bueno, él sabe que lo mejor que puede hacer por ellos es descansar en el suelo mientras las pequeñas criaturas alienígenas se suben por todas partes de su cuerpo.

Ahora los cuatro son compañeros inseparables.

El perro se ha tomado tan en serio su papel como mamá pato que hasta les dio clases de nado a los tres patitos, Ellen cuenta que cuando ellos estaban pequeños él se metía en la piscina para niños, haciendo la función de una pequeña isla en la que ellos podían descansar, pues a su corta edad no podían hacer el esfuerzo de nadar por un periodo muy largo.

Desde que eran unos pequeñines él los ha acompañado en la piscina para niños:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#tbt to the “getting to know you” phase (I love how serious he gets when the ducks are off-balance on his back)

Una publicación compartida de The Dude (@dudetherapy) el

La única cosa que fue un poco problemática al comienzo fueron los bocadillos que compartían, pues, aunque todos amaban comer guisantes, a él se le hacía eterna la espera por su bocadillo.

Ellen cuenta que al principio él los miraba darles sus bocadillos a los patitos con su cara triste como preguntándose ¿A mi no me van a dar ningún bocadillo? Pero poco a poco ha aprendido a esperar pacientemente por su turno junto a los patitos.

El único aspecto que los divide por completo es el momento de jugar, aunque Dot hace su mejor esfuerzo por unirse a la diversión, pues el perrito siempre intenta hacer que el patito le tire la pelota.

Dot es el más juguetón de los tres:

@dudetherapy

Ellen los ve y siente como si los patitos le dijeran, sé que es lo que quieres que haga, pero este pico no fue hecho para cargar una pelota para perros.

Aún así ellos son sus compañeros inseparables y lo siguen a todos lados, Ellen cuenta como pareciera que ellos se esconden detrás de él para que no los veas ¡Es como si fueran invisibles!

Lo mejor de todo es que se han vuelto muy cercanos al perro, al punto de pelear con él como si fueran hermanos caninos, expectantes mirándose a la cara como unos vaqueros del viejo oeste esperando a ver quién atacará primero.

The Dude tiene unos espías que lo siguen por todos lados:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Happy Independence Day, from the dude and his three dependents! 💥💥💥💥💥💥💥💥💥💥💥💥

Una publicación compartida de The Dude (@dudetherapy) el

Pero al final sus peleas siempre se resuelven con una acicalada de orejas mientras todos descansas apaciblemente en la grama, sorprendentemente todos se volvieron los mejores amigos ¿Quién iba a imaginar a un Golden Retriever gigante jugando con tres patitos?

¡Te invitamos a compartir esta historia con otras personas para que conozcan a esta inusual familia!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!